Puebla, Pue. En lo que va del año, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Puebla no ve aún condiciones económicas para recuperar siquiera 10% de los más de 50,000 empleos perdidos durante la pandemia de Covid-19.

Fernando Treviño Núñez, presidente local del organismo, ve aún incierta la posibilidad de que puedan atender el llamado de las autoridades para abrir vacantes, ya que los empresarios tienen pocos ingresos por la parcial actividad.

Comentó que sólo podrían recuperar personal a partir del segundo semestre si la reducción de contagios permite incrementar las operaciones, o si hay mejores incentivos fiscales, sobre todo en el Impuesto sobre Nómina (ISN), del cual nunca han estado de acuerdo que se cobre.

Indicó que los empresarios sólo aspiran a obtener algo de liquidez para sobreponerse de la crisis, poder abastecerse de mercancías y pagar al personal que sigue trabajando de manera escalonada, ya que las actividades se realizan a 30 por ciento.

Pagar salarios completos, dijo, es una hazaña porque no hay ingresos fuertes, lo cual apenas les permite mantenerse durante la pandemia.

Estrategias

Treviño Núñez refirió que en octubre del año pasado esperaban una mejor liquidez después de retomar actividades en agosto, tras cinco meses de paros obligatorios, pero a la fecha los negocios continúan con una “economía débil”.

Expuso que cada uno de los empresarios ha venido buscando estrategias para salir adelante, en algunos casos buscan préstamos para surtirse de mercancías y en otros seguirán funcionando hasta donde la economía se los permita.

Comentó que la pandemia pone a la Iniciativa Privada en un entorno de incertidumbre, porque es difícil invertir si no están a 100% en las actividades, lo cual solo ocurrirá si los contagios de Covid-19 bajan con el programa de vacunación.

En este tenor, el empresario mencionó que todo apunta que será hasta septiembre próximo cuando podrán ver si regresarán a las actividades normales bajo las normas sanitarias que deberán acatarse.

estados@eleconomista.mx