La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Ciudad de México aseguró que la reciente reforma eléctrica pone en riesgo la competitividad y las finanzas públicas de la capital del país, por lo que el organismo empresarial le solicitó a las autoridades locales trabajar en conjunto para proteger y detonar las energías renovables y así cuidar el desarrollo económico de la urbe.

Por medio de un mensaje, Gustavo Rodríguez, presidente de la Comisión de Energía y Sustentabilidad de la Coparmex capitalina, expuso que hay una disparidad entre las políticas públicas de los gobiernos local y federal en el tema energético, debido a que las autoridades de la Ciudad de México sí han estado implementando proyectos orientados a la sustentabilidad y cuidado del medio ambiente.

“La reforma eléctrica propuesta por el Ejecutivo federal y aprobada por el Congreso de la Unión, va en absoluto sentido contrario a la vocación de aliento a las energías limpias y renovables que ha impulsado el Gobierno de la Ciudad de México en los últimos años, y cuya implementación podría poner en riesgo la competitividad de la capital”, sostuvo.

Manifestó que con esta reforma aprobada, el costo del servicio de electricidad se encarecerá en por lo menos 17% para la capital, además, el factor que debe preocupar más en este aumento de precios es que la Ciudad de México actualmente solamente consume energía, pero no genera.

El empresario argumentó que en caso de que sea subsidiado este incremento, "lo más seguro" es que se estará provocando un daño a las finanzas públicas de la capital.

“Quienes integramos Coparmex Ciudad de México mostramos nuestra franca preocupación, porque la reforma aprobada pone en riesgo los proyectos planteados por el Gobierno de la Capital de México”, ahondó.

Gustavo Rodríguez señaló que ante esta situación, se deben apoyar la sustentabilidad energética de la capital con la construcción de sus tres megaproyectos, los cuales, si se logran con éxito, le permitirán a la urbe convertirse en generadora de energía.

El empresario enlistó los tres proyectos: los Paneles solares en la Central de Abasto, donde se quiere hacer el techo solar más grande del mundo y que beneficiaría a 440,000 usuarios; la construcción de la planta de aprovechamiento de residuos sólidos para la generación de energía; y el programa Ciudad Solar de la Secretaría de Desarrollo Económico, que invita a las mipymes a cambiar sus fuentes de energía actuales por tecnologías limpias y renovables.

Recalcó que la capital del país también tiene que crear una Secretaría de Energía local, que permita diseñar e implementar, en conjunto con el sector privado, un plan de largo plazo para hacer de la Ciudad de México más competitiva.

“Las sociedades modernas y las inversiones están pidiendo tres cosas: energías limpias, energías baratas y energías competitivas (...) Pedimos a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, mantener y continuar impulsando dichas energías limpias”, sostuvo.

“Estamos convencidos de que las energías renovables son la solución que nos permitirá ahorrar recursos, ser más competitivos, ayudar al medio ambiente y cumplir con los compromisos internacionales a los que México está sujeto”, agregó Gustavo Rodríguez.

rrg