Puebla, Pue. Debido a que la mano de obra se reducirá un 80% en la edificación del segundo piso de la autopista México-Puebla porque se hará con prefabricados, ello obliga a los constructores poblanos a buscar trabajo con las empresas Audi y Finsa que están haciendo sus parques industriales.

Lo anterior comenta el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de Construcción (CMIC) poblana, Alberto Ramírez y Ramírez, quien explica que si bien traerá beneficios a los usuarios de la autopista en que se haga rápido el viaducto elevado, en tanto para los empresarios representa disminuir sus aspiraciones en participar en ese magno proyecto.

Recuerda que sus 15 empresas afiliadas que buscaban participar con las empresas Obrascon Huarte Lain (OHL) y Pinfra en la primera etapa de obras del segundo piso de la autopista, quedaron fuera al no lograrse un acuerdo y las cuales se habían integrado en tres grupos con capitales de los 100 hasta los 400 millones de pesos.

Menciona que ante dicha situación están optando por buscar mejores oportunidades en el sector privado en proyectos de nuevos parques industriales y fábricas relacionados con la firma Audi y las proveedoras de autopartes que se instalarán en San José Chiapa.

En este contexto, explica que al menos siete de las constructoras afiliadas a la CMIC ya fueron presentadas a la empresa Finsa, para que las pueda considerar en la construcción de su parque industrial en Nopalucan –donde albergará 40 autoparteras-, del cual colocó la primera piedra el 1 de diciembre y cuya inversión será de 330 millones de pesos.

En tanto, Audi tiene en proceso su complejo fabril, donde operarán 20 proveedoras, cuyo costo de las instalaciones será de 560 millones de pesos.

Finsa ya incluyó a los constructores poblanos en su padrón de contratistas, por lo que esperamos que para el próximo año se pueda tener participación en alguna parte de las obras del parque industrial , apunta.

Ramírez y Ramírez menciona que las proveedoras de autopartes también empezarán el próximo año a buscar terrenos donde tener sus propias instalaciones, lo cual representará una oportunidad para ofrecer los servicios de edificación.

Sin embargo, reitera que siempre trabajar en la obra pública es la primera opción de las constructoras locales, por lo que espera que OHL y Pinfra consideren a su sector para las obras del viaducto elevado del tramo carretero, donde es necesaria la mano de obra, por ejemplo en cimentación y terracerías, que se hacen de manera tradicional.

El segundo piso de 13,3 kilómetros tendrá un costo de 10,000 millones de pesos y se prevé tener listo en julio de 2016, cuya obra empezó el 19 de agosto.

[email protected]

abr