El Congreso de Tabasco avaló la iniciativa para prohibir la venta, distribución o donación de comida chatarra y bebidas azucaradas a menores de edad, así como su consumo en centros médicos y educativos. 

La propuesta presentada por el gobernador tabasqueño, Adán Augusto López, fue aprobada este lunes 17 de agosto por el Pleno de la LXII Legislatura local con 22 votos a favor y 8 en contra, con lo cual se reforma la Ley de Salud, la Ley de Educación y la Ley de Hacienda Municipal relacionada con la distribución y venta de bebidas azucaradas preenvasadas y carbonatadas, golosinas y alimentos procesados con altas cantidades de grasa, azúcares y sodio. 

El dictamen emitido por la Comisión Ordinaria de Salud establece que no se permitirá que se les suministre a los menores este tipo de productos, a menos que quienes lo hagan sean sus padres, madres o tutores legales. También prohíbe la instalación de máquinas expendedoras en los centros educativos de nivel básico, así como en los hospitales públicos y privados, clínicas y centros de salud. 

Se plantea una estrategia para "limitar la publicidad que incide en los gustos y decisiones de compra, por lo que los anuncios, carteles o cualquier tipo de publicidad referente a los productos mencionados, se ubicarán fuera de un radio de 300 metros de los centros educativos de educación básica y centros médicos de atención hospitalaria y ambulatoria, y se incrementará en un 25% más, la tarifa de pago de derechos para la colocación de dicha publicidad en los lugares autorizados", detalla el comunicado emitido por el Congreso de Tabasco. 

"Tabasco se convierte en el segundo estado en México en garantizar el derecho de niñas, niños y adolescentes a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad", destacan. 

Esta reforma aprobada por los legisladores tabasqueños se suma a la iniciativa avalada el pasado 5 de agosto por el Congreso de Oaxaca, con la que buscan prevenir y proteger la salud de la niñez y adolescencia de la entidad.

De acuerdo con los resultados del Reporte de Estadísticas Sanitarias Mundiales 2020, presentados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 5.3% de los mexicanos menores de cinco años de edad ha presentado sobrepeso entre 2010 y 2019. Y se reporta que nada más en 2016, el 14.8% de las personas entre cinco y 19 años fue reportado con el mismo padecimiento, el cual se incrementó en la edad adulta, puesto que el 28.9% de los mexicanos mayores de edad presentaron obesidad

De acuerdo con criterios establecidos por la OMS, se considera que una persona tiene sobrepeso cuando su índice de masa corporal (IMC) está entre 25.0 y 29.9; se considera obesidad grado I cuando el IMC está entre 30.0 y 34.9; obesidad grado II cuando el IMC está entre 35.0 y 39.9, y obesidad grado III cuando el IMC es igual o mayor a 40.

kg