Cancún, QR. El Juzgado Primero de Distrito con sede en el estado de Campeche concedió una suspensión definitiva a más de 100 organizaciones ambientalistas e indígenas contra las obras del tramo 2 del Tren Maya, que va de Escárcega a Calkiní, en la entidad.

El amparo tiene mayor alcance que el primero otorgado al Consejo Regional, Indígena y Popular de Xpujil en marzo de este año, el cual, únicamente suspendió las obras del Tren Maya en la comunidad que promovió el recurso; por este segundo proceso se suspendieron las obras en los 222 kilómetros del tramo 2.

Las organizaciones que promovieron el amparo aseguraron que con relación a la reciente autorización de la Manifestación de Impacto Ambiental de la Fase 1 del Tren Maya, otorgada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales al Fondo Nacional de Fomento al Turismo, “tampoco podrán realizarse obras para dicha fase, toda vez que dentro de ésta se incluye obras nuevas en el tramo 2 de Escárcega a Calkiní, el cual, como ya se mencionó, se encuentra suspendido conforme a la decisión del Poder Judicial”.

“Con esta resolución, la autoridad judicial permite a las personas que interpusieron el amparo poder celebrar un proceso judicial sin que se realicen obras que podrían generar daños irreparables, lo cual constituye un beneficio para la sociedad en general”, añaden.

Entre las organizaciones promotoras del recurso se encuentran el Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil; el Centro Mexicano de Derecho Ambiental; Defendiendo el Derecho a un Ambiente Sano; la Asamblea de Defensores del Territorio Maya, Múuch’ Xíinbal, entre otras.

Las organizaciones argumentaron que el proyecto va a causar deforestación y degradación de suelos y va a contaminar el acuífero de la península de Yucatán, por lo que se verán violentados los derechos de los pueblos originarios de la región.

“Este tren nos desplazará, va a modificar drásticamente nuestras formas de vida, imponiéndonos un desarrollo masivo de diferentes megaproyectos sin consultarnos nuestro parecer”, informaron representantes de comunidades indígenas de la zona durante la rueda de prensa de ayer 7 de diciembre, en la que dieron a conocer los detalles del amparo.

Llamado

Asimismo, las organizaciones regionales lanzaron un llamado a las autoridades para que garanticen el derecho de las personas defensoras de los derechos humanos ambientales a ejercer su labor.

También pidieron a actuar a fin de que cesen los ataques de los que han sido objeto por ejercer su derecho a oponerse a las obras del Tren Maya y querer un medio ambiente sano.

“Desde que se inició este proceso de defensa, los involucrados, tanto en casos individuales como colectivamente, hemos sido blancos de ataques, amenazas, deslegitimación y criminalización por el mero hecho de oponernos a este proyecto”, indicaron.

estados@eleconomista.mx