Con una inversión privada de 3,639 millones de pesos, empresarios y autoridades de la Ciudad de México dieron el banderazo de salida a la construcción del Parque Urbano Aztlán, el cual pretende sustituir a la Feria de Chapultepec.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, expuso que la inversión la realiza la empresa Mota Engil México; además, con los capitales y el desarrollo de obras se tiene como objetivo que el parque se convierta en un nuevo ícono de la Ciudad de México, ya que formará parte de la recuperación del Bosque de Chapultepec como una zona turística nacional e internacional.

“Resaltar dos características (...) uno es un parque sustentable, recupera una buena parte de las áreas verdes, y la segunda es que la entrada será gratuita para la población”, puntualizó.

Sheinbaum Pardo explicó que dentro del proceso para arrancar la obra se contó con la participación del Consejo Rector del Bosque de Chapultepec, así como con representantes ciudadanos y especialistas; también se realizó un proceso jurídico a fin de otorgar un Permiso Temporal Revocable a 10 años que permite la construcción del parque, y con ello la reactivación económica.

“Dos años y medio de construcción de este parque, que va a ir siendo inaugurado por distintas etapas, bajo distintas condiciones”, sostuvo.

"Hemos vivido momentos muy difíciles en la ciudad, en el país y en el mundo. Aún con la situación que vivimos hoy donde la pandemia está presente, las vacunas han ayudado muchísimo, pero uno de los ejes centrales que hoy nos motiva es la reactivación económica de la ciudad y la recuperación de muchos empleos”, ahondó la mandataria.

El proceso de construcción durará dos años y medio y generará 6,160 empleos totales. El proyecto tendrá una temática histórica, juegos mecánicos, promoción del deporte, entre otros.

estados@eleconomista.mx