Los comerciantes de la Ciudad de México estiman que en febrero del 2017 se dará un aumento generalizado de precios en diversas mercancías y servicios, como reflejo del incremento de las cotizaciones de los energéticos como la electricidad, y se adicionarán las gasolinas como parte de la liberación del precio.

La presidenta de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) de la capital del país, Ada Irma Cruz Davalillo, consideró que el repunte iría de entre 3 y 5%, esto porque el comercio espera un incremento en precios de gasolina mínimo de 50 o hasta 80 centavos por litro, a partir de febrero.

Aunque la liberación de los precios se da primero en entidades del norte, este costo se traslada por el movimiento de las mercancías y afecta a la Ciudad de México, pues los productos se transportan desde las diferentes entidades para concentrarse en la capital y ya vendrán con impacto .

La liberación de precios de la gasolina a partir de enero será reflejado en todos los sectores, se espera que a mediados de febrero los ajustes de precio sean generalizados, cuando las distribuidoras de gasolina hayan hecho patente el cómo será la dinámica de precios , comentó la empresaria en conferencia de prensa.

Sin embargo, la expectativa se inclina hacia un incremento en gasolinas mínimo de 50 a 80 centavos. Esto, afirmó, impulsaría incrementos en toda la cadena productiva por el papel prioritario de la transportación de insumos y lo que implica para todos los sectores de la economía nacional.

La presidenta de la Canacope explicó que con la paridad peso-dólar, aderezado por cuestiones fiscales, los precios al consumidor y la liberación de gasolinas, el comercio minorista de la Ciudad de México no augura un buen 2017 en cuanto a ventas y, en cambio, sí incrementos que irán entre 3 y 5% en el precio de algunos productos.

Ada Irma Cruz resumió que el crecimiento del comercio al menudeo durante el 2016 se ubicará entre 1.3 y 1.5%, cifra moderada que liga tres años con ventas contenidas, debido a un gasto muy ajustado por parte del consumidor.

En este sentido, prevé que el crecimiento será similar para el 2017, quizá 1.6%, pero incentivado por la actividad turística.

Otro aspecto que se observará durante el siguiente año será el impulso que pueden dar las remesas a la dinámica del mercado interno, pues se espera un aumento en la recepción de estos envíos de dinero, por lo menos en el primer trimestre del año, ante las expectativas que genera la toma de posesión de Donald Trump y sus políticas proteccionistas.

[email protected]