Guadalajara, Jal. Pese a la incertidumbre que pudiera generar el cambio de gobierno en el país, Corporativo Fragua, controladora de Farmacias Guadalajara, mantendrá sin cambios sus proyecciones de crecimiento en instalación de sucursales durante el segundo semestre del año.

“Las proyecciones de crecimiento de Farmacias Guadalajara son las mismas; nosotros no hemos cambiado las proyecciones desde hace años, pensamos cerrar con una farmacia cada tercer día, vamos a seguir con ello, no tenemos mayores problemas en ese sentido y pensamos que va a cerrar bien el año”, dijo a El Economista su presidente, Javier Arroyo Chávez.

De acuerdo con el reporte emitido a la Bolsa Mexicana de Valores, al cierre del primer trimestre del año en curso, la cadena tapatía de Super-Farmacias sumaba 1,875 sucursales en 371 ciudades de 29 estados de la República.

De acuerdo con Arroyo Chávez, en la actualidad sólo faltan por cubrir los estados de Yucatán, Quintana Roo y Baja California Sur para que la empresa tapatía tenga presencia en todo el territorio nacional.

“Este mismo año no es nada sencillo, pero esperamos que sea en el menor tiempo posible”, indicó.

El empresario descartó que el resultado de la elección presidencial pudiera afectar los planes de crecimiento de la compañía.

“En un país democrático como éste no tiene por qué estorbar el proceso electoral; esperamos que las cosas se den bien como ha sido estos últimos 30, 40 años, de tal manera que vamos a seguir adelante”, destacó el presidente del corporativo.

“Definitivamente es un país fuerte, es un país democrático y es un país que ama las libertades, de tal manera que no va a haber ningún cambio que haga variar esos principios”, refirió.

Según el reporte bursátil del primer trimestre, las ventas netas de la compañía ascendieron a 12,722 millones de pesos, cifra que supuso un crecimiento de 12.9% en comparación con el mismo periodo del 2017.

“Se generan casi 4,000 nuevos empleos al año y somos alrededor de 37,000 familias las que vivimos de Farmacias Guadalajara”, refirió Arroyo.

Durante el 2017 la cadena abrió 180 sucursales nuevas y sólo de enero a marzo de este año una decena de tiendas en los estados de Nuevo León, Querétaro, Puebla, San Luis Potosí. Tamaulipas, Morelos, Sinaloa y Jalisco.

Alianzas

Arroyo Chávez destacó que la incorporación de servicios financieros como el pago de remesas, la transferencia de dinero internamente en el país y, recientemente, la alianza firmada con BBVA Bancomer para ofrecer el servicio de pago con celular, son una de las principales estrategias de crecimiento de la empresa.

estados@eleconomista.mx