Puebla, Pue. Los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), al no ver certidumbre sobre el entorno económico, optarán por frenar inversiones hasta después del primer semestre del 2021 para tomar una decisión, ya que están en un alto riesgo de perder sin posibilidad de recuperarse.

El presidente de ese organismo, Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, dijo que esta idea impera en los sectores textil, proveeduría de autopartes, metalmecánica, hoteleros, comercios en general y servicios, cada uno con las repercusiones respectivas de la pandemia de Covid-19 que los orilla a no llevar a cabo proyectos, a pesar de que a principios de enero estaban motivados en que podrían lograrlos a partir del primer trimestre del año.

“Debemos ser realistas, los que iban a emprender un proyecto importante para reactivarse cambiaron de parecer, porque así lo está marcando el entorno de la contingencia sanitaria”, apuntó.

Reconoció los incentivos fiscales del gobierno estatal en descuentos o prórrogas para pagar el Impuesto Sobre Nómina (ISN) en este año, pero la mayoría no quiere correr riesgos, al menos desean esperar que pase el primer semestre para ver los resultados de la vacuna contra Covid-19.

IP dispuesta a pagar vacunas

En este tenor, Alarcón Rodríguez mencionó que, si se abriera la compra de dosis, los empresarios estarían dispuestos a realizar el gasto para vacunar a los trabajadores, lo cual daría mayor celeridad a las actividades productivas para invertir.

El presidente del organismo destacó que esto se traduciría en generar más empleos y encadenamientos productivos, que la pandemia se encargó de frenar en el 2020 pese a la necesidad de muchas empresas por crecer.

Declaró que aplazar planes es negativo para algunos sectores productivos que tienen más ventajas sobre otros con el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), principalmente para quienes desean exportar.

El dirigente del CCE dijo que las medianas industrias, sobre todo las vinculadas al sector automotriz, deseaban escalar a otro nivel con el acompañamiento de especialistas, para identificar problemas y necesidades vinculadas a los procesos productivos globales, a fin de poder certificarse.

Insistió que parar actividades económicas no es una solución para frenar la propagación del virus, porque van de por medio empleos, habiendo perdido más de 52,000 desde que inició la pandemia en marzo pasado a lo que va del 2021.

También, exhortó a la sociedad a que haga un esfuerzo por acatar las medidas sanitarias, y eso pueda reflejarse en tener menos casos y una reactivación económica estable, porque la expectativa de recuperación continúa siendo a dos años.

estados@eleconomista.mx