El diputado federal del primer distrito de Campeche, Miguel Ángel Sulub Caamal, explicó que la economía de dicha entidad ha descendido históricamente luego de los bajos niveles del precio del crudo, así como la disminución de la producción petrolera.

Sin embargo, el legislador del PRI dijo que es importante reconocer que la actividad económica que no depende de este sector, como el campo y el turismo, y que el gobernador Alejandro Moreno está impulsando, genera dinamismo y ha permitido que, de una u otra forma, se compensen los efectos negativos que la producción petrolera ha dejado.

Aseguró que desde la Cámara de Diputados se han impulsado propuestas y respaldado a las gestiones del mandatario, de tal forma que se detone la infraestructura necesaria que permita al estado ser competitivo.

Si el turismo es una de las opciones que Campeche tiene para poder detonar, o tener una economía lo suficientemente activa que genere ingresos para las familias campechanas, necesitamos gestionar recursos que permitan dar un mantenimiento adecuado a nuestras carreteras, a nuestros medios de comunicación terrestre, y que esto permita también ser una vía para que el turismo llegue a Campeche .

El diputado destacó que en el Presupuesto de Egresos de la Federación aprobado para este año, se previeron recursos importantes que permitirán mejorar la imagen urbana; por ejemplo, del centro histórico de Campeche, que se trata de una oferta turística.

En relación con el apoyo a productores nacionales, recordó que recientemente en la Cámara de Diputados, se aprobó una reforma a la Ley General de Desarrollo Forestal y Sustentable, la cual busca que se tenga como obligación por parte del gobierno federal adquirir preferentemente a los productores agropecuarios mexicanos los insumos que se requieran para los diferentes programas sociales.

Financiamiento a partidos

El legislador añadió que, hace algunas semanas, en conjunto con otros legisladores, firmó una iniciativa constitucional en la que se propone una reducción al presupuesto por concepto de financiamiento público que reciben los partidos políticos (de 4,000 a 2,000 millones).

ilse.becerril@eleconomista.mx