Cancún, Qroo. Al cierre del 2014, la reforma hacendaria provocó el cierre de 340 empresas afiliadas a la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) y a la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Cancún, además de otras 300 en el sur del estado.

Se trata principalmente de negocios familiares que no pudieron enfrentar los cambios fiscales impuestos a principios de año, aseguraron Rafael Ortega y Raúl Roldán, dirigentes de Canaco y Canacintra en Cancún, respectivamente.

Tan sólo Chetumal ostentó durante los primeros dos cuatrimestres del año los primeros lugares en inflación a nivel nacional, ocasionando que muchas de las pequeñas y medianas empresas establecidas en la capital del estado migraran a la zona libre de Belice, donde la carga tributaria es mucho menor y hay mucho más flujo de compradores, aseguró Jorge Marzuca Ferreira, dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en el sur de Quintana Roo.

Migrar de Repecos al RIF, ?la principal causa

En el caso de la Canacintra-Cancún, se han dado de baja poco más de 100 de los 350 afiliados que tenía la cámara al inicios del 2014. Esto se debió a la imposibilidad de cumplir con el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), que sustituyó al Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos), al que pertenecía 85% de las empresas del sector.

Los efectos colaterales en las empresas que lograron sobrevivir es la proliferación del outsourcing, a través del cual anularon antigüedad laboral o prestaciones, ahorrándose el pago de cargas tributarias que de otra manera no podrían solventar. Actualmente, 50% de la plantilla laboral del destino se rige por este esquema y se espera que esta cifra continúe aumentando, aseguró el dirigente de Canacintra.

Pareciera que la autoridad está peleada con la productividad, ya que los que estamos dentro del corral nos siguen sangrando y a los chivos locos que están afuera nadie los toca , lamentó Flores.

En tanto, el dirigente de Canaco dijo que al final del año el saldo no es tan negativo como se esperaba, pues pudieron haber cerrado el doble de los pequeños y medianos comercios, aunque muchos de ellos tuvieron que recurrir al crédito para comprar equipo de cómputo y pagar la capacitación que se necesita para poder tributar en el nuevo esquema.

Lo que es un hecho, agregó, es que la reforma hacendaria provocó una parálisis por la incertidumbre que generaron los cambios. Esta incertidumbre está regresando en el cierre de año pues mucha gente no está gastando como en años anteriores, ya que se espera una cuesta de enero difícil.

[email protected]