Puebla, Pue. A pesar de la alerta sanitaria por el Covid-19, los robos a transportes de carga no paran, ya que cuatro por semana están ocurriendo en la autopista México-Puebla y la conexión con Veracruz, reportó el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Fernando Treviño Núñez.

Dijo que a pesar de ser conocida la peligrosidad de la ruta que lleva del sur al centro del país y viceversa, la seguridad federal está relajada en este momento por la pandemia y descuida el combate a las bandas criminales que están aprovechando tal situación para atracar con facilidad.

Indicó que transportes con electrodomésticos, ropa, teléfonos móviles, abarrotes, juguetes y otros productos de fácil comercialización en el “mercado negro” son asaltados principalmente, pero se pasó de dos a cuatro casos por semana, de acuerdo a lo que denuncian empresarios poblanos.

Mencionó que están tratando de inhibir a los asaltantes en las carreteras con el uso de vehículos medianos en lugar de grandes para tratar de pasar desapercibidos, aunque les impacta en costos logísticos cuando se trata de llevar mercancías de una entidad a otra, porque deben hacer tres viajes, pero no ven alguna alternativa mejor.

Recordó que los transportistas saben cuáles son los “focos rojos” de inseguridad en la autopista que se supone está vigilada porque es de cuota, pero llevan tres años seguidos con la incidencia de robos a pesar de la denuncia constante ante las autoridades.

Denuncian, pero no hay respuesta

“Los empresarios que han sido víctimas sí están yendo a levantar las denuncias correspondientes, haciendo caso a las autoridades para que no haya impunidad, pero tampoco vemos una estrategia”, apuntó.

Treviño Núñez indicó que en los casos de robo de unidades con abarrotes, es lo que está preocupando porque en este momento de la pandemia por el Covid-19, tratan de cuidar que no falle el abasto a negocios.

Puntualizó que los tramos más inseguros son hacia Orizaba y Ciudad de México, en los cuales transportistas han dejado de manejar de noche para evitar algún atraco.

Dijo que esas condiciones de inseguridad traen un efecto negativo para aterrizar inversiones y generar empleos, cuando debe ser una prioridad tener carreteras vigiladas sobre todo porque son tramos de peaje.

Llamó al gobierno federal para una mejor coordinación con autoridades locales porque es obvio que no pueden vigilar solos las autopistas.

 

estados@eleconomista.mx

rrg