No solamente se espera que el nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) permita una mayor conectividad para todo el Valle de México, también se proyecta la detonación de un nuevo polo de desarrollo en la región y enfocado en diferentes actividades económicas, reveló la división de investigación de mercados de Newmark.

“La accesibilidad y conectividad de la zona con el resto del área metropolitana permitirá que se concentre un nuevo polo de desarrollo que estará dotado de todos los servicios para poder concentrar actividades aeroportuarias, comerciales e industriales”, indicó el nuevo estudio publicado este 17 marzo y que va en sintonía al inicio de operaciones de la nueva central aérea. 

De acuerdo con el reporte de la compañía, existe una cantidad importante de reserva aledaña a la zona, como una superficie que contempla la construcción de aproximadamente 70,000 viviendas, así como 64 hectáreas de expansión urbana y aeroportuaria. También hay otras áreas con usos de suelo enfocados en la industria de bajo impacto (tales como industria alimentaria, del papel y fabricación de accesorios y de aparatos electrónicos).

Todo ello, fomentará que pueda consolidarse una nueva zona industrial en la cual se impulse no sólo la zona de Tizayuca, sino un corredor más extenso que abarque las zonas de Tecámac y Zumpango.

“Un punto a subrayar es que la zona de Zumpango y Tecámac tuvieron un auge en la construcción de vivienda hace ya algunos años; sin embargo, dicha vivienda forma parte de una ciudad dormitorio que además comenzó a reportar abandono. Aproximadamente, en ambos municipios se reportan 50,000 viviendas en estado de abandono. Dicho lo anterior, el impacto del aeropuerto en la zona, así como las múltiples obras de infraestructura que le acompañan, dará la oportunidad para que la vivienda pueda ser rescatada, además de tener una fuente de empleos”, señaló Vianey Macías, analista de la división de investigación mercados de Newmark.

Esta detonación de más infraestructura coadyuvará a que la población no tenga que desplazarse hacia los principales puntos metropolitanos de la región (como la Ciudad de México).

A la par, hay otras tres zonas del Estado de México que se verán beneficiadas, estas son Tepotzotlán y Ecatepec; cada una de estas tiene una vocación diferenciada.

El motivo de lo anterior, subrayó el estudio, se debe a que el aeropuerto se encuentra justo en el límite sur oriente de Zumpango, en colindancia con Ecatepec y Tepotzotlán.

“Con la creación del nuevo aeropuerto, se genera el interés de las autoridades para la regeneración de vivienda. De acuerdo con información del gobierno federal, en los siete municipios aledaños al aeropuerto Felipe Ángeles hay un total de 250,000 viviendas abandonadas, de un total de 650,000 a nivel nacional. Tan solo en los municipios de Tecámac y Zumpango, el número de viviendas en situación de abandono suman más de 50,000 viviendas, de las cuales se tiene la meta de rescatar al menos el 40%”, ahondó el análisis.

Movilidad

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, también aseguró que el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles no solamente está reconfigurando la movilidad del Valle de México, sino también se está generando una dinámica económica diferente, ya que creó otra zona metropolitana que acompañará a la capital.

“Se van a quedar con el ojo cuadrado cuando vean el aeropuerto, es una obra impresionante, realmente algo extraordinario, extraordinario; porque no solamente es el propio aeropuerto, su terminal, la torre de control, sino todo lo que se hizo alrededor del AIFA”, que tiene que ver con las instalaciones militares, el museo, los hoteles, las escuelas, los hospitales; es decir, en tres años prácticamente se construyó una ciudad más un aeropuerto”, subrayó. 

El nuevo AIFA está ubicado en Zumpango, Estado de México, a 45 kilómetros del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, en la misma zona de la Base Aérea Militar de Santa Lucía. 

La inversión aproximada del AIFA es de 75,000 millones de pesos.

La infraestructura que destaca alrededor de la obra del nuevo aeropuerto considera lo siguiente: prolongación del Tren Suburbano de 23 kilómetros, con tres estaciones iniciales (una terminal y dos intermedias), ocho pasos vehiculares, 17 pasos peatonales y la modernización de las autopistas México-Pachuca y Ecatepec-Peñón.

kg