Trabajadores de una planta de General Motors (GM) en Silao, en el estado Guanajuato, foco de un reciente conflicto laboral, elegirán el 1 y 2 de febrero a una nueva representación sindical para negociar su próximo contrato colectivo, según un comunicado oficial difundido este viernes.

Los empleados sindicalizados de la fábrica de General Motors en Silao rechazaron en agosto en las urnas el contrato colectivo vigente, el primer gran desafío para el nuevo tratado comercial de América del Norte, T-MEC, firmado por Canadá, Estados Unidos y México.

Según el gubernamental Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, que convoca al nuevo sufragio, cuatro organizaciones sindicales se registraron entre el 7 y el 22 de diciembre para postularse como los próximos representantes de los trabajadores.

Una de ellas, el Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria, es un grupo independiente que surgió de los esfuerzos del año pasado entre los empleados que rechazaron el anterior contrato colectivo.

La planta de Silao es un eje de la estrategia en camionetas pickup de la compañía en Norteamérica y produjo alrededor de 339,000 unidades Chevrolet Silverado y GMC Sierra en 2019, más de un tercio del total de las 906,000 que comercializó la empresa.

La votación de agosto del año pasado fue vista por los empleados como una forma de sacudirse el yugo del sindicato entonces vigente, al que acusaban de proteger los intereses de la empresa sobre los suyos propios.