El Senado de la República consideró que el relanzamiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba abre oportunidades para que empresas mexicanas inviertan en la isla, sobre todo en los sectores de manufacturas y turismo.

Hasta ahora, las compañías mexicanas han invertido en la economía cubana más de 730 millones de dólares, en sectores de la producción de insumos para la construcción, artículos de belleza y limpieza, alimentos y plásticos.

El presidente Barack Obama justificó en diciembre pasado el acercamiento con Cuba por la ineficacia de las sanciones diplomáticas y el embargo comercial. Estos 50 años han demostrado que el aislamiento no ha funcionado , manifestó.

Hay potencial para incrementar la inversión turística y manufacturera en Cuba, lo que de Cuba venga a México tendrá que ser intercambio científico, pues no se prevé inversiones de cubanos en México , proyectó Miguel Barbosa, presidente del Senado.

Obama no puede levantar por su cuenta el embargo, un complejo entramado legal, pues suprimir buena parte de las sanciones económicas requiere de la aprobación del Congreso estadounidense. Pero sí dispone de margen para relajar la tensión.

El restablecimiento de las relaciones Estados Unidos-Cuba lleva a todos los países del mundo a voltear a Cuba, y sobre todo México , agregó Barbosa.

Incluso unilateralmente Cuba se ha abierto más. Su gobierno anunció varias reformas sustanciales destinadas a aumentar la Inversión Extranjera Directa recibida por el país a un rango de entre 2,000 y 2,500 millones de dólares al año.

En el 2014, el Parlamento de Cuba aprobó por unanimidad medidas que reducen drásticamente el impuesto de sociedades de 30 a 15%, y proporcionan a los inversionistas extranjeros una exención fiscal durante ocho años para las nuevas inversiones.

Además, Cuba cambió una normativa anterior, que data de 1995 y que exigía que el gobierno de Cuba tuviera una participación de 51% en todas las inversiones, aunque la mayor parte del capital procediera de empresas extranjeras.

[email protected]