Los integrantes de la cadena productiva e industrial del maíz amarillo en México, impulsarán para 2014 la conversión de 150,000 hectáreas de maíz blanco por amarillo, en las cuatro regiones objetivo, de un total de un millón de hectáreas que se pretenden al 2020.

En el marco de la 1ª Asamblea Nacional de la Cadena Productiva e Industrial de Maíz Amarillo , Héctor Carlos Salazar Arriaga, Coordinador del Grupo de Trabajo Estrategia de Promoción de la Producción de Maíz Amarillo en México 2020, expuso que ante la urgencia de ordenar la oferta del maíz, con un incremento de la producción y productividad nacional, es necesario reconvertir superficies de bajo rendimiento de maíz blanco o amarillo.

También incorporar superficies agrícolas hoy sin uso, que son alrededor de 8.7 millones de hectáreas -según el VIII Censo Agropecuario-, con siembras de este grano, y así impulsar en general la productividad de este cereal en las regiones de occidente, bajío, centro-sur-sureste, en zonas de riego y buen temporal.

Cumplir este objetivo en 2020, nos lleva a lograr unidos, todos, un proyecto de mediano plazo, que es la gran meta de abastecer con maíz amarillo nacional las cadenas productivas que lo consumen; desarrollar proveedores permanentes con Agricultura por Contrato, y sustitución de importaciones, favoreciendo al producto mexicano de calidad, ante un escenario cada vez más incierto por mayores riesgos climáticos, de plagas, enfermedades y de mercado, que puede poner en riesgo el abasto nacional de esta cadena productiva antes estas eventualidades, a lo cual pretendemos ser previsores ante el extremo del precio más caro, que se presenta cuando uno no tiene el producto , consideró.

El también presidente de la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México (CNPAMM), indicó que tan solo el sector pecuario e industrial suma el 47% de la demanda nacional de maíz.

El propósito es ordenar la oferta de los productores de maíz nacional para atender la creciente petición de consumidores que usan el maíz amarillo para sus procesos, bajo la certidumbre de agricultura por contrato; técnicas de producción de alto rendimiento, precios de indiferencia, venta directa con encadenamiento comercial productor-agroindustria , precisó.