Aldo Flores, subsecretario de Hidrocarburos, presentó la nueva política de almacenamiento mínimo de combustibles en el país, con lo que se obligará a comercializadores y distribuidores a contar con un inventario de emergencia de mínimo 15 días adicionales a los 15 días con los que ordinariamente contarán para mantener su actividad de suministro al llegar al 2025.

En conferencia por la liberación de los precios de las gasolinas y la temporada abierta de infraestructura de Pemex Logística, detalló que esta medida, que aún está sujeta al proceso de consulta, será obligatoria para distribuidores y comercializadores que realicen ventas a estaciones de servicio o a usuarios finales. Dado que es emergente, requerirá de inventarios adicionales a los operativos y comerciales que deben localizarse en un radio mínimo de 250 kilómetros o seis horas de distancia de los centros de consumo en el país.

Sólo se comercializarán los inventarios adicionales en caso de emergencia declarada por el Consejo de Coordinación del Sector Energético , dijo. Con ello, se pretende erradicar cualquier desabasto por contingencias ajenas a la operación de los refinadores del país. Esta medida tendrá una aplicación gradual que arranca en junio del 2017, en que los gasolineros deberán reportar semanalmente el volumen de sus inventarios en situaciones ordinarias y diariamente en condiciones de emergencia.

Para enero del 2019, todos los comercializadores y distribuidores deberán contar conjuntamente con cinco días de ventas con base en el promedio de ventas del año anterior. En enero del 2021, este volumen deberá incrementarse a 10 días, e incluye a Petróleos Mexicanos (Pemex).

En enero del 2025 deberá existir un inventario emergente de 15 días de ventas. Los detalles sobre la forma en que se ejecutarán las inversiones necesarias para llegar a estas metas aún están por definirse.

kgarcia@eleconomista.com.mx