Uber pondrá fin las operaciones de sus vehículos autónomos en Arizona poco más de dos meses después de que una mujer fue impactada por uno de sus automóviles y falleció, indicó la compañía el miércoles.

La empresa de transporte privado notificó a cerca de 300 trabajadores que rescindirían de sus servicios.

Uber suspendió las operaciones de los vehículos autónomos luego del incidente del 18 de marzo donde una mujer de 49 años fue impactada por uno de ellos mientras cruzaba una calle en el suburbio de Tempe, en Phoenix.

El vehículo estaba en modo de manejo automático con un conductor humano de respaldo.

Uber indicó en un comunicado que continúa enfocado en una “revisión de seguridad a fondo” y que de ahora en adelante dará prioridad a las labores en sus centros de ingeniería en las ciudades de Pittsburgh, en el estado de Pensilvania, y en San Francisco.

La compañía dijo que reanudará las operaciones de vehículos autónomos en Pittsburgh en los próximos meses.

La decisión no afecta a los otros 550 empleados de Uber en Arizona, indicó Stephania Sedlak, portavoz de la compañía.