El presidente estadounidense, Donald Trump, instó a los máximos ejecutivos de General Motors, Ford Motor y Fiat Chrysler a que aumenten la producción de vehículos en Estados Unidos e impulsen el empleo en el país, relocalizando puestos de trabajo que están en México, a la vez que les prometió relajar la regulación ambiental automotriz.

Trump, quien ha amenazado con imponer un arancel de 35% a los autos importados, recibió en la Casa Blanca a los presidentes ejecutivos de GM, Mary Barra; de Ford, Mark Fields; y de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, a quienes dijo que quiere ver que se construyan nuevas plantas de automóviles en Estados Unidos.

Tenemos un impulso muy grande para tener plantas y otras plantas, muchas otras plantas , expresó a periodistas al comienzo de la reunión.

El republicano ofreció transformar a Estados Unidos en el país más hospitalario para las inversiones nacionales e internacionales, eliminando regulaciones ambientales y simplificando el proceso para obtener permisos.

Estamos haciendo el proceso más simple para la industria automotriz, para todos los demás que quieran hacer negocios en Estados Unidos , mencionó el mandatario hablando ante reporteros antes del inicio del encuentro a puerta cerrada.

El mandatario expuso que existen inversionistas que quieren construir en Estados Unidos y han esperado muchos años para obtener los permisos ambientales por algo que nadie ha escuchado antes, es absolutamente una locura .

Yo soy en gran medida un ambientalista, créanme, pero (las regulaciones) son algo fuera de control y vamos a hacer que el proceso sea muy corto , aclaró.

Este fue el primer encuentro de los presidentes ejecutivos de las tres grandes automotrices con un mandatario de Estados Unidos, desde que lo hicieron en julio del 2011 con Barack Obama para promover un acuerdo con el fin de aumentar los estándares de eficiencia de combustible a 54.5 millas por galón al 2025.

En coincidencia con la reunión del martes, Toyota Motor dijo que sumaría 400 puestos e invertiría 600 millones de dólares en su planta de Indiana, para aumentar su producción de vehículos utilitarios.

Revive oleoductos

Por otro lado, el nuevo presidente de Estados Unidos revivió este martes dos polémicos oleoductos cuya construcción había sido descartada por el gobierno de Barack Obama en nombre de la lucha contra el cambio climático.

Se trata de oleoducto Keystone XL, que transportaría crudo desde Canadá a refinerías en Estados Unidos, y el Dakota Access, que atravesaría territorio indígena en Dakota del Norte.

De acuerdo con Trump, el proyecto representa muchos empleos. Serán 28,000 puestos de trabajo , afirmó. Insisto en que si vamos a construir oleoductos, que las tuberías sean construidas en Estados Unidos .

Trump decretó también el periodo de revisión del impacto ambiental para obras de infraestructura consideradas de alta prioridad.

El gobierno de Canadá manifestó su beneplácito por la orden ejecutiva de Trump. El ministro canadiense de Recursos Naturales, Jim Carr, expresó que el anuncio es positivo para Canadá, ya que generará alrededor de 4,500 empleos y profundizará la relación energética.

Trump debe reconsiderar postura comercial

EU debe abrir comercio con China, no rehuirle: presidente de FedEx

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, debería reconsiderar su postura sobre el comercio internacional y aceptar a China y su vasto mercado, dijo el martes el presidente ejecutivo de FedEx, Fred Smith, un día después de que el mandatario abandonó el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

Le pediría que repiense algunas de estas posiciones , dijo Smith, fundador del servicio de paquetería global FedEx, en una entrevista con el programa This Morning de la cadena CBS.

La decisión de Trump de acabar con el TPP llegó en un momento en que la influencia de China en la región está creciendo.

Smith, que se reunió con Trump en Nueva York tras su victoria electoral de noviembre, instó al presidente a reconsiderar su postura hacia la potencia asiática pese al histórico proteccionismo chino.

Las posiciones del gobierno están un poco desfasadas con la realidad de China hoy. Quieren abrir sus mercados hoy , comentó Smith en CBS.

Agregó que el equipo comercial de Trump el secretario de Comercio designado, Wilbur Ross, el representante de Comercio, Robert Lighthizer, y el director del Consejo Nacional de Comercio de la Casa Blanca, Peter Navarro debería trabajar para abrir el comercio con China, no rehuirlo . (Reuters)