Avianca Holdings anunció que un tribunal de quiebras de Estados Unidos aprobó su plan de financiamiento de más de 2,000 millones de dólares para ayudar a la aerolínea a salir de su proceso de reestructuración bajo el Capítulo 11.

“El juez de bancarrotas de EU, Martin Glenn, dio su aprobación al plan de financiamiento después de escuchar el testimonio sobre el plan de la aerolínea para hacer frente a la incertidumbre sobre la disminución de viajes a causa del Covid-19 durante una audiencia celebrada por Zoom”.

John E. Luth, presidente ejecutivo de Seabury International Corporate Finance, dijo que Avianca planea estar en alrededor del 30% de la capacidad precovid para principios de 2021, aumentando a alrededor de 50% a mediados de 2021.

La empresa aérea, que entró en mayo en un proceso de reestructuración financiera bajo la Ley de Quiebras estadounidense, comenzó a restablecer gradualmente sus operaciones después de que se levantaron las medidas de aislamiento que rigieron en Colombia y otros países de América Latina en donde opera.

La financiación, estructurada en dos tramos, incluye 1,217 millones de dólares de nuevos fondos para respaldar las operaciones de la compañía y ejecutar su plan de ajustes organizacionales.

“Con la aprobación de la Corte de los Estados Unidos del financiamiento DIP, Avianca aumenta su liquidez financiera, otorgando respaldo a nuestras operaciones mientras continuamos volando”, dijo en un comunicado el presidente ejecutivo de la aerolínea, Anko van der Werff. Avianca esperaba también un crédito que originalmente era de 370 millones de dólares del Gobierno de Colombia, el cual fue suspendido por un fallo judicial, aunque la empresa interpuso un recurso de apelación para conseguir el desembolso de los recursos, sin embargo, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca decidió no levantar la medida cautelar.

Frente a la decisión, Avianca informó que “la estructura de financiamiento DIP incluye compromisos de respaldo, a fin de reservar 240 millones de dólares para la participación gubernamental, que no dependen de que la medida cautelar se levante antes de la aprobación del DIP por parte del Tribunal de Bancarrota de los Estados Unidos”.

En el recurso de reposición interpuesto el 15 de septiembre, la aerolínea explicó que “si la medida cautelar se mantiene y se prohíbe al Gobierno Nacional desembolsar el crédito una vez este sea aprobado y celebrado, Avianca dejaría de recibir recursos frescos y sufriría una reducción aun mayor de sus niveles de liquidez, lo cual haría inviable su operación”. Avianca, con una flota de 158 aviones y 19,000 empleados con los que atiende 76 destinos en 27 países, transportó el año pasado 30.5 millones de pasajeros y generó ventas por 4,600 millones de dólares. (con información de La República/Colombia)