En el primer acto público con una organización sindical, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo atender los problemas de los trabajadores al permitirles, desde la reforma laboral de 2019, tener plena libertad al tomar decisiones sobre sus contratos colectivos y poder elegir, de manera democrática, a su líder sindical; y sumar entonces una segunda ola de beneficios: pensiones y vivienda.

En el marco del décimo Congreso de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), puso de manifiesto que los incrementos al salario mínimo no fueron por decisión de gobierno, si no son resultado del consenso entre empresarios y trabajadores.

Ante la presencia de cientos de trabajadores, el presidente aclaró: “Mi amigo Pedro Haces habló del aumento al salario y se refirió como el aumento que otorgó el presidente, yo difiero de él, porque el aumento al salario no lo otorgó el presidente fue un acuerdo que logramos, y aunque parezca increíble, la iniciativa fue de los empresario de México el que aumentara el salario y desde luego que esta propuesta fue secundada por los dirigentes sindicales y apoyada por el gobierno”, indicó.

Pese a que el mensaje de la actual administración es que “no hay sindicatos y confederaciones consentidas”, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que es tiempo de que los trabajadores vivan en un marco democrático, en donde el voto secreto y directo podrá ser utilizado, no sólo para elegir al secretario general de su organización sindical, sino para conocer a fondo cuál es el contenido del contrato colectivo de trabajo que épocas pasadas se firmaba a espaldas de los trabajadores.

Al Congreso asistieron la secretaria del Trabajo, Luisa Alcalde, el presidente de la Comisión de Salarios Mínimos, así como gobernadores; 30 dirigentes de sindicatos nacionales; 35 representantes de cámaras empresariales, entre ellos Francisco Cervantes, presidente de la Concamin.

Adiós a los contratos de protección

Al más viejo estilo priísta con tambores, matracas, trompetas; el excetemista Pedro Haces, quien encabeza la central obrera que abiertamente simpatiza con el presidente López Obrador, CATEM, afirmó que llegó el momento de terminar con los contratos de protección patronal.

Tras llenar de elogios las acciones de este gobierno por el aumento de 16 y 20% en 2019 y 2020, respectivamente, Haces dijo que la gran reforma laboral que vino a cambiar el país. “votamos con ustedes esa reforma laboral, con esa reforma se encontró lo que se buscaba desde hace muchos años, (ahora) eso nos da libertad y justicia; hoy se acaban los contratos de protección que tanto daño le han hecho a México y a su gente. Por eso tenemos mucho que agradecerle al presidente una vez más gracias presidente”.

La CATEM que no se encuentra afiliada a ninguna central obrera como el Congreso del Trabajo o la Unión Nacional de Trabajadores, se trata de una organización, dijo Haces, que rechaza los paros injustificados, las extorsiones a empresarios, las amenazas a huelga y las malas prácticas que no caben en el sindicalismo moderno en México. 

“Ahora tenemos que dejar atrás los lastres que le han hecho daño a México, entendemos los retos que vienen, como la Revolución Industrial, la inteligencia artificial, la digitalización, por eso le entramos de lleno a todo”.

abr