Más de 240 días requirió el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM) para llevar a cabo la legitimación del contrato colectivo de trabajo con Comisión Federal de Electricidad (CFE) el pasado 1 de diciembre y cuyo “alto costo” asumió la organización sindical.

En entrevista con El Economista, Marcela Téllez, vocera y organizadora del proceso de legitimación del SUTERM, explicó que hasta ahora la organización sindical que lidera Víctor Fuentes, ya realizó (desde abril) votaciones con empresas que se encuentran como productoras independientes de energía, y ello permitió adaptar al sindicato a las nuevas reglas establecidas en la reforma laboral.

“Este proceso fue muy grande y nos fue muy bien”, dijo tras señalar que sí es muy costoso, pero “en el sindicato se decidió que todo ese costo lo asumiera el SUTERM, sin el apoyo de la empresa”.

En ese sentido, explicó que “empezamos con el primer productor independiente que fue AES Mérida, esto fue en abril del 2021, con el objetivo de verificar de entrada cómo eran las condiciones para llevar a cabo la legitimación -bajo el protocolo que estableció la Secretaria de Trabajo, pues aún no estaba en funciones el Centro Federal de Conciliación Laboral-, se llevó con inspectores, todavía no había verificadores y de ahí pasamos también a otras dependencias como fue el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL) y el Cenace”.

“Una vez que terminamos con el ámbito privado y algunos públicos, dimos paso a llevar a cabo el evento con la Comisión Federal de Electricidad; es un procedimiento nuevo, que representa logística, tiempo para cada uno de los compañeros, al igual las representaciones tienen que sacarse y explicar en qué consiste la legitimación, muchas veces la gente trae como otras ideas”, explicó.

En el proceso de votación el SUTERM presentó un padrón con 72,192 trabajadores, de los cuales 57,032 fueron votos a favor, y se instalaron 196 centros de votación; es importante destacar que el contrato colectivo de trabajo que se sometió a legitimación, en este año, la actual administración les devolvió derechos laborales.

pilar.martinez@eleconomista.mx