El fabricante estadounidense de autos eléctricos Tesla se quedó sin suministro de agua en las obras de construcción de su primera planta en Europa, cerca de Berlín, porque no pagaba las facturas, indicó el jueves el distribuidor local.

La compañía de aguas en el sector de Strausberg-Erkner (este) le cortó el agua porque Tesla "no pagó sus facturas", declaró la portavoz del concesionario, Sandra Ponesky, a la AFP.

El grupo recibió varios avisos y la amenaza fue ejecutada tras el plazo legal de 14 días.

"Tesla no recibe un trato diferente", añadió esa misma fuente, que confirmó las informaciones del diario regional "Märkische Oderzeitung".

Tesla no respondió a preguntas de la AFP.

La empresa ha acelerado las obras de su primera fábrica europea en Grünheide, en la región de Brandeburgo, limítrofe con Berlín, para empezar a suministrar baterías, motores y vehículos eléctricos para el mercado europeo.