Rustenburg, Sudáfrica - El malestar laboral en la zona productora de platino de Sudáfrica aumentó este miércoles, lo que elevó las preocupaciones de que la ira sobre los salarios bajos y las malas condiciones de vida pueda generar más violencia luego de que 34 mineros en huelga fueran muertos a balazos por la policía la semana pasada.

La huelga que comenzó la semana pasada en la mina Marikana de Lonmi impulsó el alza de los precios del platino y alimentó preocupaciones sobre la inversión en la principal economía de Africa, donde el desempleo crónico y las masivas desigualdades en los ingresos amenazan la estabilidad social.

La principal productora mundial de platino, Anglo American Platinum, dijo este miércoles que había recibido un reclamo de aumentos salariales de sus trabajadores sudafricanos, mientras que un sindicato dijo que los mineros de Rasimone, un sitio de Royal Bafokeng Platinum, no podían presentarse al trabajo porque sus colegas les negaban el acceso.

El precio del platino subió este miércoles a su punto más alto desde principios de mayo, impulsado por preocupaciones sobre el suministro de Sudáfrica, que posee 80% de las reservas conocidas del metal, usado en joyería y para catalizadores en automóviles.

El platino al contado subió hasta 1.5% hasta llegar a 1,524.49 dólares la onza, y operaba a 1,521.75 a las 0841 GMT.

Diez personas habían perdido la vida en la violencia la semana pasada antes de que la policía abriera fuego contra mineros en huelga el jueves, matando otros 34 en el peor derramamiento de sangre de este tipo desde el final del régimen del Apartheid en 1994. El presidente Jacob Zuma encargó una investigación.

Los problemas laborales fueron desencadenados por una violenta gresca territorial entre sindicatos en la mina Marikana. También ocurrieron disputas similares en otras minas.

CONTAGIO

"Hay una probabilidad muy alta de que esto será contagioso", dijo Justin Froneman, un analista del platino de SBG Securities.

"Si esto fue o no fue orquestado y arreglado está por verse, pero es indudable que el hecho de que esto se haya ampliado en lo que antes veíamos como una fuerza laboral estable es un poco preocupante", dijo el analista.

Trabajadores han retornado lentamente a la mina Marikana de Lonmin esta semana, pero la mayoría se mantiene alejada por temor a verse atrapada en el conflicto entre el histórico Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros (NUM, por su sigla local) el grupo disidente del Sindicato de la Asociación de Trabajadores Mineros y Sindicato de la Construcción (AMCU, por su sigla local).

El presidente del AMCU, Joseph Mathunjwa, dijo ante la prensa en Rustenburg que los informes de desordenes en Royal Bafokeng Platinum (RBPlat) y demandas salariales en Anglo American Platinum (Amplats) no tenían nada que ver con su sindicato.

Cuando se le preguntó si pensaba que el malestar se ampliaría, dijo: "No quiero ser un profeta de la perdición".

El presidente Zuma intentó tranquilizar a inversionistas con garantías de que sus riquezas no están en riesgo mientras apelaba a todos los involucrados para poner fin a la violencia.

Los enemigos políticos de Zuma han estado incrementando su presión sobre el presidente. Lo acusan junto a su partido, el Congreso Nacional Africano (ANC, por su sigla local), que ubicó a varios ex miembros del NUM en posiciones gubernamentales importantes, de adoptar políticas policíacas pobres y de no dar suficiente importancia a los trabajadores en las profundidades de la tierra.

ros