La guerra comercial entre Estados Unidos y China bajará más de 0.5% la demanda mundial de transporte de contenedores en el presente y el próximo año, estimó Maersk, la mayor naviera del mundo.

Las restricciones comerciales impuestas durante el 2018 y lideradas principalmente por Estados Unidos y China han reducido el comercio bilateral entre los dos países, y también condujo a cambios en las estructuras comerciales.

Hasta ahora, según Maersk, los importadores estadounidenses han trasladado compras provenientes de China a países como Vietnam, Corea, Tailandia, India y México.

En su segundo reporte trimestral, la naviera proyectó que el impacto del alza arancelaria (en sus tres primeras fases) será significativo para el comercio bilateral entre Estados Unidos y China y podría eliminar hasta 0.5% de la demanda mundial de contenedores en el 2019 y el 2020.

Maersk había estimado que, de aplicarse completamente la cuarta fase original de aranceles estadounidenses sobre importaciones chinas, de 10% y por un valor de 300,000 millones de dólares, se podría provocar una reducción de hasta 1% en la demanda global de contenedores en el 2020.

Finalmente, esta última medida se modificó por el presidente Donald Trump, con el argumento de ocasionar un menor impacto en los consumidores en la temporada de ventas de fin de año y para dar mayor flexibilidad a las negociaciones, desde la perspectiva estadounidense.

Si bien China ha tomado represalias varias veces contra las acciones estadounidenses, India también decidió recientemente imponer tarifas sobre compras originarias de Estados Unidos, aunque a pequeña escala en comparación con los volúmenes globales.

Mientras tanto, la liberalización comercial está en aumento en otros lugares, según la Organización Mundial de Comercio (OMC), superando en parte el impacto comercial negativo de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. En particular, el Acuerdo de Facilitación del Comercio de la OMC del 2017 y el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico han impulsado los flujos comerciales.

Tomando en consideración todo el conjunto de factores, Maersk prevé que el comercio mundial de contenedores aumente entre 1 y 3% en el 2019. La moderación del crecimiento de la demanda de contenedores en comparación con el 2018 refleja la continua desaceleración en la fabricación global y los pedidos de exportación globales.

El reciente debilitamiento de la perspectiva global, sobre todo en el sector manufacturero, reduce la probabilidad de un repunte del crecimiento en la segunda mitad del 2019. Además de la desaceleración cíclica de la economía global, los principales riesgos para la demanda de contenedores se relacionan con las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, y si estos retrocesos se materializan, podría llevar el crecimiento del comercio mundial de contenedores al extremo inferior del intervalo de 1-3 por ciento.

[email protected]