Sólo tres de los cinco miembros que integran el plenos de la Comisión Federal de Competencia (CFC) podrán participar en la reconsideración de la multa de 11,989 millones de pesos impuesta a Telcel por presuntas prácticas monopólicas por este organismo.

Y es que el comisionado presidente de la CFC, Eduardo Pérez Motta, no votará en la reconsideración de la multa por que le firma telefónica lo impugnó por adelantar opiniones; mientras que el comisionado Agustín Navarro se excuso de emitir su votación al argumentar conflicto de intereses cuando el pleno de la CFC determinó imponer la sanción a Telcel.

Fuentes confirmaron a este diario que Pérez Motta no participará en la reconsideración debido a que Telmex lo cuestionó por adelantar el sentido de su voto en torno a la sanción.

El Economista buscó a la empresa telefónica para que diera su opinión sobre el caso de Eduardo Pérez Mota, pero la compañía aseguró que no había sido notificada aún por las autoridades correspondientes, razón por la cual no emitiría posición en tanto le avisan de manera oficial.

Incluso en la CFC aseguraron desconocer la medida que impedirá a su titular participar en el proceso de reconsideración.

El caso de Pérez Motta se junta a la abstención del comisionado Agustín Navarro, quien se excusó de emitir su sentido del voto debido a que sostiene un parentesco con la empresa denunciante.

Por lo que la reconsideración de la multa se decidirá con el voto de tres de los cinco integrantes del pleno de la CFC.

[email protected]

apr