TSMC de Taiwán y Sony de Japón están considerando construir una fábrica conjunta de chips en Japón y el gobierno estaría preparado para pagar parte de la inversión de unos 800,000 millones de yenes (unos 7,150 millones de dólares), informó este viernes el diario Nikkei.

La planta en Kumamoto, en el sur de Japón, produciría semiconductores para automóviles, sensores de imágenes de cámaras y otros productos y es posible que comience sus operaciones en 2024, según el reporte.

Tanto Sony como TSMC declinaron hacer comentarios. Pero TSMC, el mayor fabricante de chips del mundo y principal proveedor de Apple, había dicho en julio que estaba revisando un plan para establecer una planta de producción en Japón.

A TSMC le preocupa la concentración de capacidad de fabricación de chips en Taiwán, que produce la mayoría de los chips más avanzados del mundo. China no descarta el uso de la fuerza para poner bajo su control a la isla.

Los funcionarios japoneses también están preocupados por la estabilidad de la cadena de suministro de sus industrias, con una escasez global de chips que obliga a los fabricantes de automóviles a recortar su producción.