Con la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se intensificará la supervisión hacia México respecto del cumplimiento de su reforma laboral, además de que nuestro país deberá nombrar un panelista para integrar el órgano supranacional de solución de disputas en esta materia.

Este funcionario durará cuatro años en su encargo, con la posibilidad de reelegirse para un periodo igual. Únicamente falta que el legislativo canadiense ratifique el acuerdo para que pueda entrar en vigor, lo cual sucedería durante la segunda mitad del 2020.

En una revisión sobre el papel que jugará el T-MEC en las relaciones laborales, Eduardo Arrocha, consultor de D&M Abogados, explicó que desde el 10 de diciembre se incluyó el anexo 31 en donde se habla de los sistemas de verificación y cumplimiento de las obligaciones laborales, lo que implica estar atentos al establecimiento de paneles de arbitraje, pues de ello se puede derivar la aplicación de sanciones económicas a las empresas que incumplen con los derechos laborales de sus trabajadores.

A su vez, John Sander, socio de la firma estadounidense Jackson Lewis, dijo que, si bien no habrá un ejército verificando el trabajo que se hace en México en materia laboral, este tipo de mecanismos de paneles laborales ya existen desde hace tiempo en Estados Unidos y lo que hoy se hace es ponerlos en uso.

Expuso que no en todos los casos habrá visitas a las empresas o a las plantas, “solamente, los agregados laborales van a estar presentes en la Embajada, van a recibir seguramente mucha información, van a salir quizá a mezclarse y convivir para ver cómo está el interés laboral mexicano”. Por ahora, lo que se tiene claro es que los agregados laborales tendrán que cumplir con las condiciones que impone el país huésped a cualquier Embajada. No tienen facultades para investigar en México, “sólo lo harán en sectores y personas que puedan informar a su país como está la situación en México. Habrá la posibilidad de que algún sindicato mexicano se queje en la Embajada, argumentando que no se les permite hacer campaña de sindicalización, pero hasta ahí sería”.

Candados, sólo sectores prioritarios

Para evitar que haya un mal uso de estos nuevos mecanismos dentro del T-MEC, se establecieron límites, como el hecho de que sea para algunos sectores, de determinado tamaño de empresa, y si ésta es de exportación.

“Sólo se analizará que se esté cumpliendo con la libertad sindical y la contratación colectiva, y como sectores prioritarios están el sector automotriz, pero evidentemente se puede hacer en general una investigación siempre y cuando se considere que se están violando estos derechos”, explicó Eduardo Arrocha.

Cabe señalar que cada año se revisará la lista de sectores prioritarios y determinarán si se agrega algún sector a la lista. Por ahora están: armadora de automóviles; acero y aluminio; minería; electrónica; call centers; aeroespacial; industria del pan y automotrices.

Ante representantes de empresas, los especialistas recordaron que en la ley para la ratificación del tratado adoptada por el Congreso de Estados Unidos se prevé la formación de una agencia intergubernamental, encargada de verificar el cumplimiento de los derechos laborales y el establecimiento de por lo menos cinco agregados laborales en su Embajada en México, y también se agregó el anexo 31-B, correspondiente a Canadá, que también establece medidas de verificación y sanciones por incumplimiento a los derechos laborales.

 [email protected]