Debido a que la economía china ha buscado dar dinamismo a su mercado interno, ha tenido que elevar significativamente sus salarios, lo que ha beneficiado a México, consideró BBVA Research.

El incremento de los costos salariales en China le da más competitividad a la economía mexicana, dado que el diferencial entre ambos países es cada vez menor , dijo Alicia García-Herrero, economista de BBVA para mercados emergentes.

Indicó que hace 10 años solo Nicaragua podía competir en costos laborales a China, estando México cuatro veces por arriba del país asiático.

Hoy las curvas de niveles salariales prácticamente ya se cruzaron, por lo que en algunas industrias manufactureras ambos países muestran los mismos costos , dijo la economista de BBVA.

Así, García-Herrero recomendó que todas las economías latinoamericanas inviertan más en infraestructura para consolidar esta ventaja competitiva. Indicó que pese a que la demanda de materias primas baje en China, ésta no tendrá una gran disminución, además de que la demanda interna en América Latina es lo suficientemente grande como para sostener los precios de los productos.

CHINA SE MANTENDRÁ FUERTE

Durante el 2012, a pesar de que la economía china presentará algunos retos debido a la desaceleración de la demanda internacional, mantendrá su fortaleza llevando a cabo algunos ajustes, creciendo 8.3%, estimó BBVA Research.

Los problemas domésticos en China son manejables, por lo que es posible que el gobierno aplique algunos estímulos fiscales y subsidios al consumo para acelerar la economía , dijo la especialista.

De esta forma, el grupo espera que sea durante el segundo semestre del 2012 cuando se incremente la actividad económica del país asiático.

En cuanto al tipo de cambio, García-Herrero informó que el área de Análisis de BBVA espera una desaceleración en la apreciación del renminbi o yuan durante este año, debido a la mayor importación de bienes de consumo y materias primas de China, así como por la apreciación del dólar estadounidense.

Con ello, BBVA espera que la moneda china cierre el 2012 con una paridad cambiaria de 6.11 renminbis por dólar estadounidense.

ehuerfano@eleconomista.com.mx