Nueva York.- El costo de contratar buques petroleros en el Caribe y la región de la costa estadounidense del Golfo de México subió en 50% o más durante la última semana debido a que enfrentan un enorme derrame de crudo en la región y tormentas, dijeron el lunes analistas.

La tasa diaria para fletar un buque cisterna Aframax en la región del Caribe y la costa estadounidense del Golfo de México, con capacidad para transportar alrededor de 750,000 barriles de crudo, subió al lunes a alrededor de 13,000 dólares, desde los 8,700 dólares de una semana antes, de acuerdo al banco de inversión Dahlman Rose.

Poten and Partners dijo que las tasas de Aframax en las regiones del Caribe y de la costa estadounidense del Golfo de México subió hasta 17,000 dólares por día el viernes, desde 9.300 dólares previos. Las tasas cayeron a unos 13.500 dólares por día el lunes, agregó Poten.

Un tercer corredor, de CR Weber, dijo que las tasas de Aframax subían más de un 60% desde los niveles de hace una semana en la región.

Refinerías trabajan sin interrupción

Las refinerías de la costa estadounidense del Golfo de México dijeron que estaban operando normalmente debido a que el derrame de petróleo no ha interrumpido sus suministros de crudo.

El aumento del derrame, tras la explosión y hundimiento hace dos semanas de una plataforma que perforaba un pozo para la petrolera BP BP.L, ha alimentado temores de posibles retrasos en los embarques de la región, que alberga a casi el 40% de la capacidad de refinación del país.

Un retraso en el tráfico naviero, particularmente de los tanqueros que entregan combustible al Puerto Petrolero Costa Afuera de Luisiana (LOOP), podría forzar a las refinerías a recortar el procesamiento de crudo.

Ese puerto, el único terminal mar adentro de Estados Unidos, maneja entre 1 y 1,5 millones de barriles por día de crudo local y extranjero desde tanqueros y ductos.

LOOP está ubicado hacia el oeste del derrame, según operadores.

Mientras que tres plataformas de producción de gas natural en el Golfo de México han sido cerradas por precaución, los yacimientos costa fuera de petróleo en la zona no han sido afectados.

( Ver gráfico)

Una refinería de Chevron Corp's, con capacidad de 330.000 bpd en Pascagoula, Misisipi es la que está más cerca al derrame, pero no ha tenido impacto en sus operaciones.

" Hasta estos momentos, nuestras operaciones no han sido afectadas", dijo la portavoz de Chevron, Margaret Cooper.

Murphy Oil MUR.N, Valero Energy Corp VLO.N, Exxon Mobil Corp. XOM.N y Motiva Enterprises, cuyas refinerías podrían estar en riesgo por el derrame, aseguraron que no han sufrido interrupciones hasta ahora,

Shell RDSa.L dijo que al momento el único impacto en sus operaciones ha sido la breve paralización de su ducto Na Kika, que ya está funcionando nuevamente, pero bajo supervisión.

apr