La cadena Starbucks cerró un acuerdo de licencia con la empresa de inversión SouthRock, que involucra la venta de la operación brasileña a la compañía, son 113 puntos en 17 ciudades en el país. Las empresas no revelaron el valor del negocio.

Según un comunicado oficial publicado SouthRock pasa a tener el derecho exclusivo de operar y desarrollar las tiendas en Brasil y pagará una tasa de licencia sobre las ventas a Starbucks.

La red de tiendas de café tiene ventas anuales de aproximadamente 250 millones de reales en el país. De esta forma, Brasil pasa a operar dentro del mismo modelo de otros países de América Latina y el Caribe, donde todos los negocios se desarrollan por medio de socios licenciados.

Dos fuentes enteradas del asunto informan que la operación se hará en dos etapas, con parte del valor de la transacción pagada al cierre del acuerdo y el resto en los años siguientes. El acuerdo implica un plazo de 20 años, renovable por otros 20 años.

Según la fuente, en el acuerdo diseñado, SouthRock se convertiría en la controladora de Star Coffee Participações, que posee 100% de las acciones de Starbucks Brasil Comercio de Cafés.

“La intención es acelerar el crecimiento, incluso hacia regiones hasta el momento no explotadas”, dijo Kenneth Pope, fundador de SouthRock, creada en el 2015. Entre plazas con potencial de expansión están el sur del país y Brasilia, pero el foco inicial está en fortalecer la operación en São Paulo y Río.

El nuevo movimiento de Starbucks se produce después de que el negocio ha cambiado de manos, y de gestión, algunas veces. Starbucks comenzó a operar en Brasil en diciembre del 2006, a través de una empresa conjunta con inversionistas locales.

La empresa en el país era controlada por Cafés Sereia do Brasil, con 51% del negocio en la época. Los norteamericanos tenían 49% del negocio.

En el 2010, el grupo en Estados Unidos anunció la compra del resto de la operación. Con eso, acabaron también con el gerenciamiento de los negocios locales.

Ahora, la empresa dice que los cambios ocurren para permitir que “socios con entendimiento de la operación consigan expandir el negocio más rápidamente”, dice Ricardo Rico, vicepresidente de operaciones de tiendas licenciadas en América Latina.

Una de las metas es reducir los costos en un plan para mejorar la rentabilidad, que habría sido aproximadamente 2% en el 2016 (margen EBITDA).

La búsqueda de socios es un movimiento común de la empresa en algunas regiones del mundo. De las 28,000 unidades en el mundo, casi 13,000 son licenciadas. En el cuarto trimestre fiscal, Starbucks registró un beneficio neto de 788.5 millones de dólares, una caída de 1.56% sobre el año anterior. En el trimestre, los ingresos totales bajaron, de 5,711 millones de dólares a 5,698 millones de dólares. El ingreso neto consolidado del 2017 creció 5%, hasta los 22,400 millones.