La depreciación del peso frente al dólar y el avance de la economía estadounidense han impulsado las exportaciones de productos de México, las cuales han registrado tasas de crecimiento interanuales de doble dígito.

“Si bien ha habido periodos de volatilidad o enfrentamos adiciones como el acero y el aluminio, hay toda una serie de operaciones comerciales que continúan caminando de manera normal”, dijo Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.

“Traemos un comercio, de hecho, de manera irónica, bastante más creciente de lo que habíamos tenido antes”, agregó.

De enero a abril, México exportó productos al mundo por 142,423 millones de dólares, un alza interanual de 12.6%; las ventas externas no manufactureras dirigidas a Estados Unidos escalaron 8.2%, mientras las enviadas a otros destinos aumentaron 24.8 por ciento.

“La principal consecuencia de la depreciación del peso frente al dólar es que hace más competitivas a las exportaciones mexicanas”, dijo Fernando Ruiz Huarte, director del Consejo Mexicano de Comercio Exterior. “El lado opuesto de la moneda es que también encarece las importaciones”.

Ruiz Huarte destacó que las ventas foráneas mexicanas se han visto beneficiadas por el fortalecimiento de la economía estadounidense. En el 2017, el Producto Interno Bruto de Estados Unidos creció 2.3% y aumentaría respectivamente 2.9 y 2.7% en el 2018 y el 2019, según proyecciones del Fondo Monetario Internacional.

Al primer cuatrimestre, las importaciones mexicanas sumaron 144,488 millones de dólares, un aumento de 12.6%, igual que el de las exportaciones. Del mismo modo, las compras externas subieron: bienes de consumo (14.7%), bienes intermedios (11.8%) y bienes de capital (15.9 por ciento).

El peso ha perdido poco más de 5% frente al dólar en lo que va del año, en medio de dudas sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), una fortaleza del dólar y la incertidumbre política relacionada a las elecciones presidenciales de julio en México. El tipo de cambio observó este miércoles presiones al alza en los momentos posteriores al anuncio de Reserva Federal. El peso cerró con un avance moderado, cotizando alrededor de 20.69 pesos por dólar, luego de caer en la jornada a su nivel más débil en más de 16 meses.

Cerrar las negociaciones del TLCAN ayudará a disipar ciertas incertidumbres, al tiempo que el crecimiento de las exportaciones mexicanas no debe ser algo que “consule” o “haga bajar la guardia”, dijo Baker en una entrevista radiofónica.

[email protected]