América Móvil reportó una pérdida de 236 millones de pesos para su ejercicio general del segundo trimestre de 2018. El dato significa una baja excepcional al ser comparado con los 14,313 millones de pesos en alzas logradas hace un año, pero asimilable para la compañía por ser consecuencia de las variaciones cambiarias y sobre todo, porque AMX consiguió extraordinarios resultados trimestrales en varios de sus mercados clave de los 27 donde participa entre América y Europa.

Por citar dos ejemplos fuera de México, en este periodo la empresa consiguió expansiones a doble dígito en sus operaciones de Brasil y Argentina, dos mercados en crisis económica y social, pero donde también comienzan a abrirse nuevas oportunidades de inversión para América Móvil en la televisión de paga, como es el caso argentino, y la posibilidad de quedarse con los activos de Cemig para robustecer las redes de Net-Embratel-Claro, como es el asunto brasileño. 

En su mercado matriz, América Móvil elevó en 8.0% sus ingresos totales, en 13.9% los ingresos celulares y el EBIDTA mejoró 14.9% año contra año y quedó en un nivel del 33.6% en equivalencias con la operación de Telcel, un dato que le permite a ese operador maniobrar con sus planes de negocio; mientras, su ARPU creció 7.3% y el churn —el indicador de fidelidad del consumidor— se mantuvo estable en el segundo trimestre del año.

De los cinco mercados más destacables para el trimestre recién concluido, sólo el peruano reportó bajas generales para América Móvil y también la operación de TracFone en Estados Unidos tuvo movimiento, aunque aquella es una telefónica móvil virtual que utiliza las redes de terceros.

Cierto es, en Perú los ingresos totales y por celulares disminuyeron 5.6 y 6.5% y en 37.9% la utilidad de operación y en 15.4% el EBITDA, pero en el Cono Sur que integran Argentina, Paraguay y Uruguay y sus 24.1 millones de clientes, la compañía elevó en 28.7% sus entradas generales; en 28.0% las celulares, en 37.0% el consumo mensual promedio o ARPU; en 29.9% la utilidad de operación y en 30.6% el EBIDTA interanual.

En Brasil los números fueron similares a los del Cono Sur: un avance de 133.3% en la utilidad de operación para Claro-Net-Embratel; 14.1 en ARPU; 9.9% en EBIDTA y aunque el segmento del prepago disminuyó en 10.7%, el de pospago creció 17.0 por ciento. En el mercado brasileño, AMX cerró junio de 2018 con 59 millones de usuarios móviles y 35.8 millones en fijo.

“Se deben diferenciar los resultados operativos (clientes, churn, etc…) de los financieros que dependen de la macroeconomía de los países. En este último renglón es donde las empresas, incluyendo AMX, no pueden hacer nada. De persistir turbulencias macro en los mercados, los operadores por lo general ajustan inversiones”, dijo Juan Gnius, analista en Telracom, al respecto de la interpretación de resultados de la compañía.

América Móvil reportó este martes una caída de su utilidad neta para el segundo trimestre del año, golpeada por pérdidas cambiarias; de 8.6% para el peso mexicano en el trimestre y de 14.7% para el real brasileño, los dos mercados de mayor importancia para AMX. De esta manera el holding reportó en el periodo un beneficio neto de 818 millones de pesos, 94.3% menos en comparación con el periodo abril-junio de 2017.

Los ingresos totales de AMX, por su parte, registraron un incremento de 3.2%, hasta los 257,068 millones de pesos en el segundo trimestre del año.

Los buenos números en mercados como en Brasil, México y Argentina permitirán a la compañía continuar con planes de expansión en esos y otros mercados.

Esta mañana, Daniel Hajj, director de AMX, confirmó en conferencia el interés de crecer en Brasil con los activos de Cemig, además de avanzar con los planes de la separación funcional de Telmex en México. El caso chileno con el espectro de 700 MHz y de 3.5 GHz fue otro de los asuntos tratados con los analistas del sector.

América Móvil tuvo un buen trimestre medido por su desempeño. Incrementó flujo de caja y ARPU; generó eficiencias operativas en todos sus territorios y perdió por tipo de cambio, lo que quiere decir que la empresa está preparada para enfrentar imponderables financieros y generar utilidades. Esto destaca entre otros operadores que siguen sin consolidar plataformas, inversiones y rentabilizar su operación”, analizó Jorge Fernando Negrete, director en Mediatelecom Policy & Law. “AMX reinvierte utilidades en servicio y tecnología. Un ejemplo es el despliegue 4.5G en varias de sus unidades en América Latina y Telekom Austria”.