Si la iniciativa de reforma constitucional eléctrica impulsada por el presidente Andrés Manuel López es aprobada por el legislativo, provocará consecuencias graves al país y “destruirá las inversiones de empresas canadienses en el sector eléctrico y en otras áreas de la economía”, alertó la Cámara de Comercio del Canadá en México (CanCham).

En medio de un proceso de reactivación económica, en donde las empresas canadienses con inversión en México contribuyen al desarrollo del país, “vemos con sorpresa y preocupación las consecuencias que esta propuesta de reforma constitucional podría tener y podrían deteriorar el clima de confianza y certidumbre necesario para la recuperación económica”, afirmó el organismo privado.

Por ello, como promotores de la inversión canadiense en México, la CanCham planteó al Ejecutivo y al Legislativo en participar en el debate para promover el diálogo y encontrar mejores opciones que fortalezcan la industria, al subrayar la importancia del cumplimiento a los tratados internacionales como el T-MEC, al que pertenece México, Estados Unidos y Canadá.

“De aprobarse la iniciativa en los términos en los que ha sido planteada, tendría consecuencias graves, profundamente lamentables y ciertamente irreversibles en muchos años incluyendo el impacto al medio ambiente. La mejor forma de fortalecer al sector energético en México es a través de la creciente colaboración entre los sectores público y privado”, consideró.

Los empresarios canadienses se pronunciaron porque el Congreso de la Unión rechace los cambios propuestos por el jefe del Ejecutivo, ya que la cancelación de los permisos eléctricos impedirá a las empresas eléctricas, incluyendo a las canadienses, generar electricidad, y destruirá las inversiones bajo modelos de negocios conforme a la Ley de Servicio Pública de Energía Eléctrica (LSPEE) y la Ley de la Industria Eléctrica.

A través de un documento, la Cámara de Comercio de Canadá expresó que los países de América del Norte han invertido muchos años, lo que se traduce en un gran esfuerzo para integrar a la región. “La propuesta de reforma constitucional representa un retroceso frente a dichos esfuerzos y se aleja de los acuerdos logrados para fortalecer los lazos entre los países miembros”, advirtió.

La inversión de empresas privadas es determinante para abastecer energía a los mexicanos y a los negocios que activan la economía de este país y que a su vez incentiva el desarrollo social, ofreciendo tarifas más bajas y mejores en condiciones de sustentabilidad y protección al medio ambiente.

Para la CanCham, la desaparición de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), así como la reincorporación del CENACE a la CFE tendrán como resultado una “regulación inequitativa” emitida por un participante de la industria que será juez y parte, dañando la competencia, lo que aumentará las ineficiencias en el mercado eléctrico y de los combustibles.

La función de los reguladores es actuar con imparcialidad para establecer reglas claras y promover la certeza legal y regulatoria en el mercado energético como un ente autónomo desligado de los ciclos políticos. Por lo tanto, en el T-MEC, México se obligó a mantener organismos reguladores autónomos que brinden la certidumbre necesaria para la participación privada en los sectores estratégicos.

Respecto al tema del litio, el anuncio de reservar para el Estado los minerales estratégicos de la transición energética, sin definir dichos minerales, todo ello en detrimento del Estado de Derecho, genera gran incertidumbre en el sector.

rrg