El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la creación de un decreto presidencial para permitir que las farmacéuticas extranjeras obtengan en automático y sin la validación de la Cofepris, el permiso para vender medicamentos en México.

Al señalar que al interior del gobierno existen algunas resistencias al cambio como, por ejemplo, que las empresas extranjeras se enfrentan a diversos “obstáculos” por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para obtener a los permisos de exportación de sus productos, pues explicó que inicialmente Cofepris fijaba un plazo de 90 días para el proceso, que después bajó a 60 días.

Por ello, dijo, tuvo que emitir una especie de acuerdo especial o decreto “para validar los registros que esas farmacéuticas ya tienen en sus países, porque estamos hablando de empresas serias, que no tengan que obtener un nuevo permiso de Cofepris”.

Con lo cual, se evitará el desabasto de medicamentos, además de ser parte del acuerdo que se firmó con la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) para la adquisición de medicinas desde cualquier parte del mundo.

“Y no saben también al interior del gobierno cuántas resistencias estamos enfrentando. Por ejemplo, la Cofepris, que es una institución del gobierno, había establecido que para dar el permiso y poder introducir o importar medicamentos, se necesitaban, primero, 90 días, luego 60, ¿para qué?, para desalentar a las farmacéuticas extranjeras y decir: ¿Cómo le voy a vender al Gobierno de México si no me van a dar la autorización?

“Todavía ayer 10 de noviembre, preguntamos ¿y cuántos días ahora se van a requerir?, y me contestaron: 20, dije: no, y hoy vienen los de Naciones Unidas y se les va a notificar con un oficio del señor de que es en automático”, expresó el presidente en conferencia de prensa matutina.

Asimismo, López Obrador consideró que la dilación para autorizar permisos para la compra de medicinas, lo que desalentaba a las empresas internacionales, no es casual, pues son los obstáculos que ponen las empresas que antes estaban vinculadas al gobierno y “que hacían su agosto”, para no poder adquirir los medicamentos y que continúe el desabasto, para que con ello, su gobierno tenga “que ponerse de rodillas ante ellos”.

Sin embargo, advirtió que su administración es perseverante, por lo que dará ni un paso atrás para acabar con la corrupción.

“En el caso de los medicamentos, pero esto aplica en todo, el caso de los medicamentos había unas cuantas empresas vinculadas al gobierno que hacían su agosto (...) Y hay toda una campaña, están muy molestos porque optamos por comprar los medicamentos en el extranjero, ya se lanzó esa convocatoria, es la ONU la que va a comprar los medicamentos”, enfatizó el mandatario desde Palacio Nacional.

maritza.perez@eleconomista.mx