La intención de venderle un producto al sector público la puede tener cualquier persona en el mundo. La diferencia es que no cualquiera gana una licitación gubernamental: la ganan quienes tienen pleno conocimiento de lo que venden, son originales, creativos y mantienen un constante desarrollo en la mercancía que se ofrece.

La clave es ser competitivo, pensar en ser la mejor opción para el comprador , aseguró Santiago Macías, coordinador general del COMPITE, durante el Foro Compras de Gobierno, organizado por El Economista. La única manera para vencer a empresas consolidadas, insistió Macías, es tener creatividad y ofrecer una opción que éstas no pueden generar.

Si bien cualquiera puede ofrecer su producto, en la actualidad no es sencillo venderle al gobierno, pues aunque compra cualquier producto y en grandes cantidades, la competencia es mucha y las cuestiones administrativas son complicadas. Si no somos productivos y planeamos nuestro producto, sólo participaremos y no venderemos , indicó Macías.

El conocimiento del producto, la eficiencia y la productividad son la base para obtener la licitación, que traerá como ventajas ingresos y el fortalecimiento y reconocimiento de las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Antes de intentar la venta del producto, es necesario conocerlo a la perfección: Conocer las ventajas de mi producto, cuáles son mis capacidades y qué márgenes y alcances tengo , afirmó el empresario.

De la misma forma es indispensable cumplir con el contratante, hacerlo sentir cómodo pues calidad es lo que mi cliente diga, debe estar feliz conmigo, para eso necesito cumplir el contrato y más. Hay que encantar al cliente, en ese momento todo cambia para bien y difícilmente lo perderemos , indicó el coordinador general del COMPITE.

Al ser novedoso, creativo y tener un valor agregado del producto que llame la atención será más sencillo vender, ya que ser proveedor del gobierno es más fácil de lo que era hace unos años , concluyó Santiago Macías.