Las reformas que se busquen hacer en materia de seguridad social deben garantizar que el sistema sea sostenible financieramente, es decir, que no exprima por completo a las finanzas públicas del país y que brinde un seguro de desempleo que garantice un ingreso al trabajador cuando se encuentre en dicha situación, coincidieron expertos.

“Si realmente queremos tener una seguridad social, tenemos que ver el aspecto del financiamiento. Es un tema que se debe incluir en el programa de reforma de seguridad social, de lo contrario no va a ser un sistema seguro”, expuso Carlos Noriega, titular de la Unidad de Seguros Pensiones y Seguridad Social de la SHCP.

Al participar en el foro el futuro del trabajo es ahora, indicó que se debe tener claro que el acceso a los servicios no puede ser por completo gratis, pues son costos que absorberían las finanzas públicas del país, por lo que es indispensable que se mantenga una contribución entre trabajador, empresa y gobierno.

Para Noriega, una medida que puede ayudar a mejorar el financiamiento de la seguridad social es que se quite el requisito de sólo pertenecer al mercado laboral formal para cotizar, es decir, que los trabajadores informales también hagan aportaciones obligatorias al sistema.

Roberto Vélez, director ejecutivo del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, planteó que se debe establecer impuestos generales a la seguridad social, pero para aquellas personas que viven en situación vulnerable se debe establecer un piso mínimo de protección social.

“Tenemos que pensar en impuestos generales y luego establecer los siguientes niveles de protección social que es donde entra un esquema de aportación individual, es decir, cada persona aporta a su seguridad social, de acuerdo con su ingreso”.

No obstante, Edelmiro Santos, secretario de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados, consideró que antes de pensar en más impuestos, se debe hacer una limpieza dentro del sector salud.

“No sólo se trata de subir impuestos, se trata de buscar soluciones que no afecten a la mayoría de los mexicanos. Insisto en que debemos enfocarnos primero en la cultura del ahorro, de la austeridad y de la no corrupción, ello nos va a dar muchos recursos para hacer de forma universal tanto la salud como la seguridad social”.

Ante dichos comentarios, Helmut Schwarzer, especialista principal en Protección Social y Desarrollo Económico de la Organización Internacional del Trabajo, recordó que México es uno de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos que menos recauda como proporción a su Producto Interno Bruto, lo cual complica pensar en un sistema universal de seguridad social.

[email protected]