El presidente ejecutivo de Seat, Luca de Meo, se ha dirigido a sus trabajadores y accionistas a través de una carta a la que ha tenido acceso Expansión para tranquilizarles ante la situación de máxima tensión entre Cataluña y España. El máximo responsable operativo de la marca española ha dejado abierta la puerta a un traslado de sede, si bien ha de darse una inseguridad jurídica manifiesta.

“Seat es el principal fabricante español de automóviles y tenemos todos nuestros centros productivos ubicados en Cataluña. Somos una empresa industrial cuyos activos fijos están vinculados al territorio. Por tanto, para la compañía, un cambio de sede social estaría motivado por la búsqueda de protección jurídica y tendría sentido en el momento en el que entendamos que ésta ya no se da en el territorio en el que estamos ubicados. La estabilidad política, la seguridad jurídica y la permanencia en la Unión Europea son imprescindibles para asegurar la sostenibilidad económica y laboral de nuestra compañía y sus filiales, y para mantener la confianza de nuestros clientes y accionistas”, ha dicho De Meo.

El ejecutivo explicó que “Seat es una empresa fuertemente arraigada en Barcelona, Cataluña y España. Aquí trabajamos más de 14,500 personas, la mayoría en la provincia de Barcelona, y además generamos miles de puestos indirectos tanto en Cataluña como en el conjunto de España”.

De Meo dejó claro por fin su postura ante la situación que se está dando y donde Seat, según diversos medios, políticos y los representantes de los trabajadores, estaba recibiendo presiones para que se postulara. “Nuestra compañía es, sin duda, un reflejo de la sociedad, con personas de muy distintas procedencias, perfiles y opiniones, que forman un crisol cultural que nos enriquece como empresa. Y también somos la compañía que puso sobre ruedas a la sociedad española”, dice de Meo.

El presidente recuerda también que “Seat es una de las mayores empresas de España, con una aportación al PIB de alrededor del 1 por ciento. También es el mayor inversor industrial, con una inversión de cerca de 3,000 millones de euros en los últimos cinco años, y la tercera empresa en términos de exportación, lo que contribuye muy positivamente a la balanza comercial del país”. La inversión es sinónimo de estabilidad, sin ella, el dinero huye como se ha demostrado con el hecho de que más de 1,300 empresas hayan trasladado su sede fuera de Cataluña.

De Meo insistió en que “estamos absolutamente comprometidos con esta enorme responsabilidad y somos conscientes de la importancia económica y social de Seat en Cataluña y en el conjunto de España, de lo que nos sentimos muy orgullosos. Partimos, además, de la convicción de que Seat es patrimonio de todos y que el interés en que siga creciendo es compartido”.

Declaró: “nuestro ámbito natural es Europa. Formamos parte del mayor fabricantes automovilístico mundial, integrado por 12 marcas y que sólo en el continente europeo cuenta con 71 plantas de producción y 420,000 trabajadores. Más de 85% de las ventas de Seat se realizan en algún país europeo. Por esta razón, para Seat, estar en Europa significa preservar nuestros intereses”.