Con el anuncio presidencial para la extensión a otras entidades federativas, que incluye a Michoacán y Nayarit, para la regularización de autos ilegales procedentes de Estados Unidos y Canadá, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) estima que habrá afectación en la venta de vehículos nuevos en el mercado mexicano, al disminuir 200,000 unidades anualmente.

Guillermo Rosales Zárate, presidente de la AMDA, advirtió que de “un solo golpe” se podrían regularizar 2 millones de autos ilegales importados, luego del anuncio de permitir el ingreso de las unidades usadas y la férrea defensa del Jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador por el ingreso autos de “contrabando”. De acuerdo con cifras de la Administración General de Aduanas, de  la Secretaría de Hacienda, la tendencia de importación de autos usados vía legal ha aumentado 39% en el periodo enero a octubre del 2021, de 97,516 unidades a 135,546 vehículos.

“El año que cerró se estima con la importación legal con 160,000 unidades. Pero el mayor riesgo es el de la regularización de autos usados de contrabando”, lamentó Rosales Zárate.

Desde la entrada en vigor del decreto de regularización de autos ilegales, estaba pensado para la zona fronteriza, “pero ya nos hicieron la solicitud, decidimos también ampliarlo a Michoacán... Me comprometo a que también se va a aplicar el programa para Nayarit”, dijo López Obrador en la conferencia del 8 de diciembre.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx