El fabricante de autopartes SanLuis Rassini invirtió 10 millones de dólares en la expansión de las instalaciones de su planta en Río de Janeiro y la construcción un nuevo centro logístico en Resende, en Brasil.

Con ello, explicó el CEO de la firma en Latinoamérica, Enrique Villaseñor, se refuerza el compromiso de la empresa por ofrecer los mejores componentes de suspensiones y frenos de alto desempeño a la industria.

De acuerdo un comunicado de la compañía enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), las instalaciones de Resende ayudarán a optimizar la entrega de los componentes de suspensiones a la planta de MAN Latinoamérica.

En tanto, añade, la ampliación de la planta en Río de Janeiro le permitirá a SanLuis mejorar su capacidad de respuesta para surtir suspensiones al segmento de camiones pesados.

Destaca que estas inversiones elevan la capacidad de manufactura de Rassini Sudamérica a 1.5 millones de suspensiones ensambladas cada año en ese país sudamericano, que equivalen a 85,000 toneladas métricas.

" Brasil ha sido y continuará siendo un país clave dentro de la estrategia de negocios de la empresa y anticipamos que seguirá creciendo fuertemente, razón por la que hemos llevado a cabo esta importante inversión", afirmó Villaseñor.

En ese país, puntualizó, SanLuis Rassini ostenta 63 por ciento del mercado de muelles y 19 por ciento de resortes espirales.

SanLuis Rassini es diseñador y productor líder de componentes para suspensión y frenos para la industria automotriz; de componentes para suspensión de vehículos comerciales ligeros y de discos para freno más grande en América.

La empresa subsidiaria de SanLuis Corporación cuenta con ocho plantas de manufactura estratégicamente ubicadas en Norteamérica y Brasil.

mac