Paris, Fra. Las autoridades mexicanas tendrán que reorientar la atención de los inversionistas sobre los campos energéticos a licitar en la Ronda Uno para salvar la histórica apertura de campos energéticos que permite ya la Constitución, advirtió la economista para América Latina de la aseguradora de crédito Coface, Patricia Krause.

Tienen que darle la vuelta a la reforma y encontrar la manera de aprovechar el cambio constitucional que facilita la entrada de inversión privada a los sectores de energía, pues la caída libre que trae el precio del petróleo sigue diluyendo su atractivo , reconoce.

Entrevistada por El Economista tras participar en la Conferencia Anual de Riesgo País 2015 de la aseguradora Coface, considera que las alternativas pueden ser la electricidad y el gas natural.

Según el calendario de la Ronda Uno, se debían adjudicar 169 bloques por medio de licitaciones, de los que se plantean 10 asociaciones con Pemex, 11 migraciones de contratos integrales de exploración y producción (CIEP) y Contratos de Obra Pública Financiada con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

De lo perdido...

De acuerdo con ella, con la caída del precio del petróleo, que es mayor a 30%, las áreas con mayores costos de extracción perdieron atractivo; se refiere a aguas profundas y exploración del shale gas. Sólo para Pemex, el costo de extracción del petróleo en Cantarell es de 53.9 dólares por barril. A los precios actuales, en 38.59 dólares por barril, esta área ya está en un mínimo de rentabilidad, lamenta.

De acuerdo con Enrique Ochoa, director general de la CFE, el uso de gas natural para la generación de energía eléctrica reduce el costo y es 68% menos contaminante.

El ex presidente de México, Felipe Calderón, comentó que si se hubiera implementado la reforma energética hace años, cuando él la propuso, los dividendos para México y los inversionistas habrían sido mayores y ahora sería tiempo de cosechar.

Sin duda se redujeron las ganancias potenciales. Pero lo importante es la apertura, y la estrategia a seguir debe ser la reorientación hacia los segmentos alternos. Lo claro debe ser el mensaje de que se trata de una reforma energética, no sólo de petróleo. Si lo hacen llegar, podrá rescatarse el atractivo , refirió Krause.

Especulativos ?ya se fueron

La normalización de tasas en Estados Unidos, la expansión del Banco Central Europeo (BCE) y la propia caída de los precios del petróleo elevó la aversión al riesgo y México ha registrado importantes salidas de capital. ¿Esperan más retiros del mercado mexicano?

Me parece que ya se fueron las inversiones golondrinas, las que llegaron sólo por el rendimiento. En realidad, la Inversión Extranjera Directa ha ido en aumento, a una tasa de 9.5% interanual. Nosotros no esperamos una devaluación relevante del peso ahora, ni cuando Estados Unidos eleve sus intereses, pues la recuperación de ese país y la mayor demanda de productos mexicanos debería compensar el efecto de los intereses más altos.

El BCE anunció que en marzo comenzará su expansión cuantitativa. ¿Podrían verse beneficiados los mercados emergentes como en el programa que activó la Fed por tres años? México fue uno de los principales receptores de capitales en América Latina.

La medida favorecerá a elevar la inflación, pero dudo mucho que su efecto pueda ir más allá de Europa. No podemos olvidar que, con las tasas de interés cercanas a cero que mantiene, la transmisión expansiva será limitada. No creo que vayan a presentarse efectos relevantes en América Latina y menos en México.

ymorales@eleconomista.com.mx