El robo de combustibles en México se redujo en más del 90%, en comparación a lo sustraído en 2018, al pasar de 56,000 barriles diarios en promedio, a unos 5,000 en el pasado mes de junio, informó el director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza.

El monto que representaba ese ilícito, también llamado "huachicoleo" alcanzó en cuatro años más de 100,000 millones de pesos, equivalente a casi el 80% de las amortizaciones de la deuda de Pemex para este año, apuntó.

En un encuentro por el Día Nacional del Ingeniero en un hotel de esta ciudad, expuso que hubo una petición del presidente Andrés Manuel López Obrador para combatir ese flagelo, cuyas pérdidas incluso se calculaban en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

En su intervención, indicó que para lograr esa reducción fue fundamental el apoyo de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina-Armada de México (Semar).

Otro de los problemas que se enfrentaron en este inicio de gobierno, dijo, fue el decremento en la producción de aceite y gas, que cayó de octubre de 2004, cuando se generaban tres millones 451,000 barriles de petróleo al día, a un millón 626,000 barriles diarios, en enero de 2019.

Esa caída “brutal”, comentó, es superior en volumen a lo que hoy se produce, por lo cual se tomaron cartas en el asunto desde la transición y, por ello, se desarrollarán 22 campos en esta región.

Sobre el tema financiero, consideró sin lógica la baja en las calificaciones por parte de las agencias, pues cuando la producción venía en picada no lo hicieron, como tampoco en 2016, 2017 y 2018, que subió la calificación de Pemex, pero sin que se desarrollara ningún solo campo productor.

Sin embargo, ahora que la producción está estabilizada y va hacia arriba, así como el anuncio de los 22 campos, califican a la baja; “pero las cosas van muy bien”, puntualizó.

Además, resaltó la recepción de una deuda por 63,000 millones de pesos en Pemex que ya fueron pagados y hace unos días se firmó con 22 bancos, 14 de ellos de los más grandes del mundo, un refinanciamiento por 8,000 millones de dólares.

Romero Oropeza estimó que el desarrollo de los 22 campos incrementará la producción y, junto con la refinería de Dos Bocas, Paraíso, habrá un mayor crecimiento económico para Tabasco, lo cual se hará con respeto al medio ambiente y a las comunidades.