El retiro de estímulos fiscales en diversas economías en el mundo como Estados Unidos y Europa para reactivar su mercado interno, ya se avizora como un riesgo en México que pueden poner en peligro el dinamismo económico de los últimos meses, advirtió el sector privado.

El entorno de un crecimiento sostenido en los próximos años puede debilitarse, toda vez que hasta el momento seguimos dependiendo del estímulo del sector exportador , aseveró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

A través de su Análisis Ejecutivo Económico, el organismo privado explica que pese a que las autoridades monetarias de México consideran que nuestro país es uno de los mejor preparados para enfrentar un nuevo episodio de volatilidad, los riesgos que se están gestando no son menores.

Retirar los estímulos fiscales antes de que el mercado interno se fortalezca puede tener un efecto negativo, toda vez que podría generar un freno a la expansión que se observa en los últimos meses y volver a mermar la demanda externa, pero también mantenerlos más de lo necesario implicaría un costo importante, por lo que la búsqueda de recursos induciría un desequilibrio en los mercados financieros del mundo , expresó.

El organismo aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) recordó que las medidas de estímulo que instrumentaron los países desarrollados para salir de la crisis fue lo que también estimuló la demanda mundial y con ello a muchos países emergentes, como México, que tiene en el sector exportador un importante motor del crecimiento.

No obstante, esas mismas medidas se están convirtiendo en una carga pesada , puesto que el costo de su instrumentación fue muy alto para algunas economías, dejando desequilibrios importantes en sus finanzas públicas y presiones importantes de deuda.

Los problemas que se viven en Europa son ejemplo de ello, y pueden tener un efecto de contagió importante, como se pudo percibir la semana pasada cuando los mercados bursátiles del mundo respondieron negativamente ante la decisión de la calificadora Satandard & Poor’s de reducir la calificación de deuda soberana a Grecia, Portugal y España, toda vez que los compromisos de estos países se han elevado considerablemente , detalló el CEESP.

apr