Si Donald Trump desea socavar el libre comercio en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se enfrentará en primera instancia a políticos del partido que lo llevó a la Presidencia de Estados Unidos, el Republicano, pues éste es el padre político del acuerdo en ese país, dijo Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía en el 2001.

No creo que el partido Republicano, quien defiende el libre comercio, abandone sus principios, yo no creo que tengan éxito a revocarlo (el TLCAN) , mencionó el viernes en una entrevista transmitida por la cadena Televisa, en el marco de una visita a nuestro país para dictar la conferencia magistral Trump: retos y oportunidades para México .

El economista negó que el TLCAN estuviera sesgado hacia México en cuanto a los beneficios del tratado, como ha sostenido Donald Trump, e incluso refirió que cuando se negoció, Estados Unidos se benefició enormemente, incluso desproporcionadamente (...) no era justo para los granjeros mexicanos . Recomendó al gobierno mexicano ir a la renegociación del tratado con la idea de no depositar todas las aspiraciones de la economía en el TLCAN, pues es necesaria una diversificación de la economía mexicana tanto en mercados como en vocaciones productivas.

Sobre el impuesto de ajuste fronterizo que Trump pretende aplicar para desincentivar las importaciones en Estados Unidos, opinó que serán los contribuyentes y consumidores estadounidenses quienes terminarán pagando y siendo afectados por la medida.

Trump culpará a las compañías y las compañías dirán que no están para hacer caridad, dirán: ‘A la larga podemos producir en Estados Unidos, pero no podemos hacerlo de la noche a la mañana y no podemos solventar las pérdidas en este momento’ , detalló.

Otros economistas coincidieron en que la política económica y comercial que ha delineado Trump será contraproducente para la clase trabajadora estadounidense.

Nouriel Roubini, quien fue consejero económico de la Casa Blanca en la administración del ex presidente William Clinton, anticipó que el recorte impositivo que impulsa Trump incrementará el déficit fiscal de ese país de modo que aumentarán las tasas de interés y el dólar aún más y perjudicarán la economía a largo plazo .

Por su parte, Bradford DeLong, profesor de Economía de la Universidad de Berkeley, opinó que las prioridades de política de Trump: estímulo fiscal, recortes de impuestos corporativos, posiblemente un ajuste fronterizo sobre las importaciones presionará a la Fed para elevar las tasas de interés, lo que sólo fortalecerá el dólar, y eso envía un mensaje claro a los fabricantes domésticos: no son bienvenidos . (con información de Guillermo Castañares)

[email protected]