La renovación de las dirigencias en las organizaciones sindicales será un reto para la nueva administración, y también para el nuevo modelo laboral que da a los trabajadores la posibilidad de cambiar o mantener a los dirigentes que por años los han representado, a través del voto libre, secreto y directo.

Especialistas laborales consideran que, conforme se vayan cumpliendo los plazos para cambiar las dirigencias, “tendrán los trabajadores que tomar la determinación de cambiar o no a su líder, llámese Carlos Romero Deschamps en el gremio de petroleros, de Francisco Hernández Juárez en el Sindicato de Telefonistas, o de Arturo Olivares Cerda, dirigente del sindicato del seguro social”, dijo Pablo Franco, especialista laboral.

Asimismo, consideró que no habrá cambios sustanciales en el corto plazo, ya que los “sindicatos se blindaron” después de la reforma constitucional del 24 de febrero del 2017, lo que mantiene a muchos líderes actuales al frente de los trabajadores.

El cambio de dirigencias “podría ser un poco letra muerta, sobre todo en la parte de que las dirigencias no se queden eternamente en el sindicato, porque para ello ya tomaron precaución desde el 2017 muchas dirigencias, grandes y pequeñas”, expuso Ricardo Martínez, socio de De la Vega & Martínez Rojas.

Alejandro Avilés Gómez, asesor jurídico del STUNAM, comentó que dirigencias como la de petroleros, ferrocarrileros, de la CTM, del sindicato del IMSS o de la Federación Obrera Sindical de la República Mexicana, con Roberto Mendoza, renovaron a sus líderes en noviembre del 2018, por periodos que van hasta el 2024, por lo que sus tomas de nota están plenamente vigentes.

Antes de llevar a cabo los procesos internos para cambios de dirigencias, los sindicatos tienen como primera obligación reformar sus estatutos, y tienen hasta abril próximo para cumplir.

En principio, que en todo el estatuto quede claramente establecido que las elecciones se realizarán a través del voto libre, secreto y directo, y eso se tiene que cumplir obligatoriamente. También, que los cargos de los secretarios generales no puedan ser indefinidos, sino que tiene que haber una definición exacta. Asimismo, tienen que agregar la parte de la rendición de las cuentas.

“Sí es importante que los sindicatos empiecen a cumplir con sus obligaciones. Algunos agrupados en la CTM se ampararon, pero no han logrado nada, no han tenido una suspensión real. Entonces, al no haber suspensión, pues todo mundo tiene que cumplir con estas obligaciones, de lo contrario corren el riesgo de que algún grupo de trabajadores los demande”, dijo Avilés Gómez.

En tanto, Jorge Sales Boyoli, especialista laboral, comentó que el nuevo Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral no tendrá contrapeso y las decisiones de otorgamiento o revocación de los registros sindicales o de la aprobación de contratos colectivos de trabajo; recaerán en la dirección del organismo, a pesar de tener, de manera novedosa, una Junta de Gobierno que sólo tendrá facultades administrativas, no operativas.

[email protected]