En la línea de crear oportunidades para que miles de personas de bajos o moderados ingresos (clientes LMI) accedan a servicios financieros o adquieran la cultura del ahorro para alcanzar metas a mediano y corto plazos, MetLife Foundation renueva su portafolio de proyectos con un inversión de más de 3.9 millones de dólares, que se distribuyen en América Latina a lo largo de tres años en alianza con diversas organizaciones no lucrativas, cuya finalidad es trabajar por la inclusión financiera de los clientes LMI.

Evelyn Stark, vicepresidenta de Inclusión Financiera de MetLife Foundation, en visita reciente a México, platicó con El Economista sobre algunos de los proyectos vigentes este 2018 y que se extenderán hasta el 2020.

Ideas 42

Con ideas 42, ahorrar puede ser divertido. Esta ONG, con el apoyo de MetLife, desarrolla un programa basado en la ciencia conductual para incentivar el ahorro y mejorar la salud financiera. El objetivo es hacer del ahorro una experiencia disfrutable diseñando planes a medida para cada cliente, que le ayuden a lograr sus metas de estudio, viajes, retiro, vivienda en el corto y mediano plazos.

En Acción por la inclusión

Acción seleccionará seis proveedores de servicios financieros de Argentina, Chile y México para adaptar, en gran medida, productos, servicios y canales digitales para llegar a los clientes LMI.

Inclusión Plus

La competencia internacional Inclusión Plus México es parte de una alianza entre MetLife Foundation y Verb que abarcará 10 países en los próximos dos años. Previamente, se han celebrado competencias en Irlanda, China e India y otras están en marcha en Egipto, Líbano, Corea, Australia y Estados Unidos. Estas competencias ayudan a garantizar que la inclusión financiera llegue a aproximadamente 2,000 millones de personas en el mundo que actualmente no tienen acceso a servicios financieros formales.

En el 2017, participaron 53 ONG en México y este año esperan superar esa marca. De las organizaciones participantes en la convocatoria, se seleccionan cinco ganadores que reciben de 5,000 a 50,000 dólares para desarrollar sus proyectos.

Estos cinco finalistas serán asesorados y acompañados por voluntarios de MetLife, especialistas en finanzas y servicios financieros, para perfilar sus productos y contarán además con una subvención adicional durante la etapa de incubación, antes de convertirse formalmente en una empresa social enfocada a la inclusión financiera.