Para México es crucial la defensa de Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), así que de continuar con los recortes a sus presupuestos se eliminaría la capacidad del Estado mexicano para evaluarse y con ello, la posibilidad de generar eficacia en la política social, alertó Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

El empresario refirió que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, como parte de su política de austeridad en el gasto público, había solicitado al Coneval “ajustes draconianos”, como el recorte de un 20% las plazas de estructura, eliminar los puestos de todos los funcionarios que operan como directores e impedir la contratación de servicios externos. Esto implicaba, de facto, impedir su operación prácticamente por completo.

También el Inegi, al inicio del año fue víctima de un recorte de 500 millones de pesos con lo cual quedó impedido para la realización de 14 encuestas entre las que destacan la Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas (ENCRIGE), el Censo Agropecuario, la Encuesta Nacional Agropecuaria (ENA), y la Encuesta Nacional de Gasto en los Hogares (ENGASTO), por mencionar algunos.

El sector patronal reprochó que los recortes atenten contra los organismos que han sido pieza clave para construir la definición de pobreza multidimensional que actualmente dicta la política social en México. “Lo que no se mide, no se puede mejorar”, acotó De Hoyos.

A través de su mensaje semanal, "La Señal Coparmex", el dirigente patronal acusó que algunas de las decisiones presupuestales del gobierno federal conllevan el alto riesgo de atentar directamente contra la capacidad operativa de esos organismos de alto nivel.

“Mantener un presupuesto adecuado de operación para el Inegi y el Coneval ha sido un elemento clave para su éxito en la generación de datos confiables. Los recursos otorgados a estas instituciones han permitido el desarrollo de un profesionalismo y especialización que es, hoy en día, un ejemplo de calidad para toda la administración pública”, sentenció Gustavo de Hoyos.