México se quejó el viernes de que el creciente proteccionismo en América Latina contribuye a la incertidumbre económica, luego de ser forzado por Brasil a limitar sus exportaciones de autos a la mayor economía de la región.

Brasil ha aplicado recientemente varias medidas para-arancelarias para proteger a su industria de un aluvión de baratas importaciones provocada por la fortaleza de su moneda. A la vez, Argentina ha puesto trabas a compras de todos los orígenes, de modo de preservar un erosionado superávit comercial.

La secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, dijo que México tiene una posición "firme contra el proteccionismo" y señaló que las medidas de limitación comercial "minan la competitividad y obstaculizan la inversión".

México aceptó el jueve s limitar su comercio de vehículos livianos con Brasil, que amenazó con romper un acuerdo bilateral si no lograba bajar la creciente entrada de autos mexicanos a su mercado. Ese comercio provocó a Brasil un déficit de 1,170 millones de dólares en el 2011.

Tras duras discusiones, las dos mayores economías latinoamericanas fijaron límites al valor de las exportaciones de autos con un "régimen temporal incremental" de 1,450 millones de dólares en el primer año; 1,560 millones en el segundo y 1,640 millones de dólares en el 2014.

La disputa puso en riesgo más de 4,000 millones de dólares anuales, alrededor del 45 por ciento del comercio bilateral en el 2011.

" Las medidas proteccionistas contribuyen a un ambiente de incertidumbre económica", dijo Espinosa al hablar en la sede de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) en Montevideo, en un aparte de la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo que se desarrolla en esta ciudad.

"La apertura comercial debe ser fundamento de la prosperidad regional", concluyó.

CON DIFICULTAD EN EL CAMINO

La industria automotriz brasileña tuvo el año pasado un déficit de 481 millones de dólares ante México, razón que la hizo analizar la ruta.

28 de enero del 2012: En el marco del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, surge inquietud del gobierno brasileño de regular el comercio automotriz con México.

2 de febrero. Después de rumores admite gobierno sudamericano que revisa el acuerdo de comercio de automotores con México, en respuesta a su creciente déficit en su comercio del sector.

7 de febrero. Gobierno e industria mexicana asisten a Brasil para discutir la relación comercial.

15 de febrero. No existe propuesta concreta, pero trasciende que pretende adelantar la apertura de camiones.

20 febrero. Brasil amaga con romper el ACE 55.

28 de febrero. México esperaba una comitiva brasileña para iniciar la primera ronda de negociaciones comerciales en víspera de un TLC.

7 de marzo. México envía carta a Brasil con la disposición de seguir los diálogos y conservar el ACE.

8 de marzo. Responde el canciller brasileño, Antonio Patriota, y pide a México revisar los parámetros de cuotas, las reglas de origen y el comercio de vehículos pesados.

13 de marzo. La industria automotriz informa que habrá un acuerdo por tres años para dar respiro a Brasil para regresar al libre comercio.

14 de marzo. Se reúnen los secretarios de Economía y Relaciones Exteriores de ambas naciones para afinar detalles del protocolo, que sería con un periodo de tres años, pero respetando el acuerdo.

RDS