La NOM 035 entrará en vigor gradualmente, no todas las disposiciones serán obligatorias a partir de este año, el cumplimiento íntegro de la norma será a partir del 23 de octubre del 2020.

Este año los centros de trabajo únicamente están obligados a cumplir con las medidas de carácter preventivas y la identificación de trabajadores sometidos a un acontecimiento traumático, así como la canalización a atención médica.

La identificación de los factores de riesgo psicosocial y la evaluación del entorno organizacional favorable son puntos obligatorios, pero hasta el 2020. Esto significa que los centros de trabajo, que por el número de colaboradores deban aplicar los cuestionarios que prevé la norma, estarán obligados a hacerlo hasta el siguiente año.

La NOM 035 considera como medidas preventivas el diseño y aplicación de políticas internas para prevenir los factores de riesgos psicosocial y violencia laboral; promoción de un entorno organizacional favorable; mecanismos de recepción de quejas; detección y canalización médica de los trabajadores expuestos a un acontecimiento traumático, y difusión de políticas de salud laboral entre los trabajadores.

En ese sentido, Jorge Gutiérrez Siles, excoordinador del Programa Nacional de Bienestar Emocional de la STPS, explica que las empresas tienen un año para trabajar en la sensibilización de los colaboradores, un factor clave para el cumplimiento de la NOM 035.

“El colaborador si no sabe para qué es, no va a contestar la realidad y los centros de trabajo tendrán una fotografía equivocada. Sugiero que este año sea de sensibilización al trabajador, que empiecen a saber por qué se van a hacer las cosas y qué beneficios tiene si contestan sinceramente”, detalla.

Annel Lozano, líder del área de Wellness de Lockton México, coincide en ese punto. “Será necesaria una campaña de comunicación asertiva que permita darles confianza a los trabajadores de que su información será manejada con la privacidad de los datos que ésta merece y con la confidencialidad que exige la normativa”, indica.

¿Qué son los factores de riesgo psicosocial?

Los factores de riesgo psicosocial son todos aquellos elementos en el trabajo que pueden causar un daño a la salud mental de los colaboradores y, por tanto, desencadenar en trastornos como estrés, insomnio o ansiedad, entre otros. Por ello, expertos y autoridades comentan que la nueva norma tiene un enfoque mayormente preventivo.

La NOM 035 clasifica los riesgos en cuatro categorías: organización, contenido, relaciones y condiciones.

La sobrecarga de trabajo o la falta de herramientas adecuadas son agentes de riesgo relacionados con la organización del trabajo. La categoría contenido se refiere a situaciones en las que el trabajador, por ejemplo, tiene que lidiar con clientes que lo maltratan, como un operador telefónico, o poner en riesgo su vida como un custodio de valores. La clasificación relaciones hace referencia al vínculo con los compañeros. Los términos del contrato, por su parte, son un factor de la categoría de condiciones.

¿Por qué son relevantes las nuevas reglas?

En 1984, la Organización Internacional del Trabajo publicó el documento Los factores psicosociales en el trabajo: Reconocimiento y control, en el que señala que estos agentes se tenían que atender con la misma importancia que otros aspectos que ponen en riesgo la salud en el trabajo, como la iluminación, el ruido o las vibraciones. La NOM 035 pretende disminuir esta brecha de más de 30 años entre México y el mundo.

Naciones como Alemania, España, Suecia, Bélgica, Dinamarca y los Países Bajos han implementado políticas públicas de prevención de factores de riesgo psicosocial. Este asunto no ha sido ignorado en América Latina: Chile, Perú y Colombia (miembros de la Alianza del Pacífico, donde se encuentra México) también han adoptado medidas en la materia.

Además, de los miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, México es donde más horas se trabaja al año, con un promedio de 2,257 horas por trabajador, por arriba de la media internacional de 1,759 horas.

Por si esto fuera poco, los mexicanos tienen poco tiempo en el día para actividades personales básicas como dormir, comer, socializar o hacer ejercicio. En México, de las 24 horas del día, en promedio una persona invierte 12.7 horas en actividades que no son relacionadas con el trabajo, mientras que en Francia usan hasta 16.4 horas y en Brasil 14.4 horas.