El precio del gas licuado de petróleo (LP) aumentó entre 3 y 4% en las primeras horas de la liberación del mercado, lo que significa un costo adicional de entre 0.34 y 0.46 pesos por kilogramo, que osciló entre 11.8 y 12.01 pesos por kilo, según información preliminar no oficial de la Asociación de Distribuidores de Gas LP del Interior de la República (Adigas).

Sin embargo, detalló Víctor Figueroa, presidente de Adigas, estos precios estarán sufriendo ajustes en los próximos días y de ninguna manera aumentarán tanto como las gasolinas, aunque sí serán afectados principalmente por la inflación y los posibles costos adicionales en que podrá incurrir el transporte en actividades complementarias al reparto de gas LP, así como las diferencias de distancia para el transporte, en que el noroeste del país será la región más cara y el centro la más barata.

Las gasolinas tienen un IEPS bastante considerable que dejará al gobierno unos 300,000 millones de pesos este año y ése es un factor menos considerable para el gas LP, por eso es difícil hacer análisis comparativos y lo que esperamos es que los precios verdaderamente se muevan conforme a la demanda que, si aumenta, podrá llevar a que los precios bajen , dijo a ?El Economista.

Por lo pronto, los componentes aprobados para las ventas de primera mano que realiza Petróleos Mexicanos (que concentra 70% de éstas) son un margen tope de 2.53 pesos por kilo para los distribuidores, y un IEPS de 6 centavos por kilo, mientras que lo demás será la fluctuación del mercado de referencia Mont Belvieu en el sur de Estados Unidos y las eficiencias o descuentos que logren tanto los distribuidores como la estatal, que incluso el año pasado ya otorgó descuentos regionales por volumen.

En entrevista radiofónica, el presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer, consideró que los precios del gas LP se mantendrán estables todo el año en un rango alrededor de los 13 pesos por kilo, debido a que a diferencia de las gasolinas ya existían precios regionales desde el 2016 y hay más competencia en la distribución de este combustible. Sin embargo, se observarán aumentos estacionales como los de invierno y diferencias regionales de precios, mientras que cualquier denuncia de abusos será prioritaria para la Procuraduría Federal del Consumidor.

A competir

Las poco más de 360 empresas que distribuyen el gas LP, que consumen siete de cada 10 hogares en México, enfrentarán por primera vez en 75 años una competencia real en la que, a decir de Víctor Figueroa, deberán invertir por primera vez en publicidad, calidad de combustibles y una diferenciación de imagen y promoción de precios que jamás habían sido incentivos para ganar clientes. Además, realizarán análisis diarios del comportamiento de la demanda, como cualquier otro sector de la economía , aseguró.

kgarcia@eleconomista.com.mx